Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
2 julio 2018 1 02 /07 /julio /2018 20:00

¿Habéis visto la película Memorias de una geisha? ¿Recordáis la escena en la que una niña corre bajo una galería de arcos rojos? Se trata del santuario sintoísta de Fushimi Inari, a las afueras de Kioto.

Este mágico parque permanece abierto las 24 horas del día y además es gratis. Para llegar debéis tomar la línea local de tren JR dirección Nara y bajar en la estación de Inari, a diez minutos de Kioto. No cojáis la línea rápida, porque no hace parada aquí. Yo visité el lugar al regresar del Templo Todaiji, pues cae de camino.

Entrada a Fushimi Inari.

Entrada a Fushimi Inari.

Nada más apearos del tren veréis la entrada al santuario dedicado a Inari, dios del arroz. Los perros con una llave en la boca, llamados kitsune, son los guardianes de la cosecha. En este parque hay miles de puertas rojas, la mayoría de madera, donadas por los comerciantes en agradecimiento a su dios protector. Dichas puertas reciben el nombre de torii y son un símbolo sintoísta.

Escultura de un kitsune.

Escultura de un kitsune.

El paseo a través de las galerías resulta muy agradable porque el paisaje es frondoso. Se puede subir hasta la cima del monte para contemplar desde allí las vistas de la ciudad de Kioto, aunque a mí se me hizo de noche y además estaba lloviendo, así que no llegué tan lejos. Aun así, la caminata me llevó casi un par de horas, haciendo descansos en los espacios dedicados a la oración, donde los foráneos dejan sus plegarias anotadas en unos papelitos que se quedan allí colgados, o bien en unas mini puertas torii tamaño souvenir.

Vegetación exuberante de Fusimi Inari.

Vegetación exuberante de Fusimi Inari.

Si tu estancia en Japón va a ser breve y necesitas hacer una lista de visitas imprescindibles, Fushimi Inari debe estar en tu top 5.

Fushimi Inari me ha dejado huella.

Fushimi Inari me ha dejado huella.

Compartir este post

Repost0
16 junio 2018 6 16 /06 /junio /2018 09:56

Para ver bien una ciudad con rascacielos, ¡sube a un rascacielos! Os recomiendo tres miradores para disfrutar Tokio desde las alturas.

Metropolitan Government Building

En pleno corazón financiero de la ciudad, el Metropolitan Government Building es la sede del Ayuntamiento de Tokio. ¡Y el acceso a sus miradores es gratis!

Fachada del ayuntamiento tokiota.

Fachada del ayuntamiento tokiota.

Para llegar al ayuntamiento me apeé en la estación de metro de Shinjuku, la más transitada del mundo, con más de tres millones de pasajeros diarios (dato registrado en el Libro Guinness de los Récords). Seguí las indicaciones que dirigían hacia la salida “Metropolitan Gov.”, y tuve que caminar unos 10 o 15 minutos por los túneles subterráneos de esa gigantesca estación, hasta que salí a la superficie y me topé con un edificio de 243 metros de altura.

Salí del metro, miré hacia arriba, y ahí estaba este imponente edificio.

Salí del metro, miré hacia arriba, y ahí estaba este imponente edificio.

El ayuntamiento tiene dos torres, norte y sur, y el acceso a sus respectivos observatorios es libre. El único trámite a seguir es enseñar el interior de tu bolso al vigilante de seguridad antes de montar en el ascensor.

Vistas desde uno de los observatorios.

Vistas desde uno de los observatorios.

Es recomendable visitarlo entre semana, para ver el trasiego de ejecutivos que trabajan en las oficinas cercanas. ¡Pero atención! La torre norte cierra el primer y tercer martes de cada mes, mientras que la sur cierra el segundo y cuarto lunes. Elegid un miércoles, jueves o viernes y no os equivocaréis.

Yo visité este rascacielos de día, mientras que los otros dos los vi por la noche.

Torre de Tokio

¿Es la Torre Eiffel? No, ¡es la antigua torre de telecomunicaciones de Tokio!

Torre de Tokio iluminada al anochecer.

Torre de Tokio iluminada al anochecer.

La torre de Tokio, característica por sus colores blanco y rojo, está a cinco minutos andando de la estación de metro Akabanebashi y a otros cinco de la de Onarimon. Desde aquí se emitían frecuencias de televisión y radio hasta la llegada de la era digital y el fin de la analógica.

Cuenta con dos miradores a diferentes alturas: el principal, a 150 metros, y el especial, a 250 metros. En mi caso me decanté por el primero, y la entrada me costó 900 yenes (unos siete euros). En esta ocasión sí pude pagar con tarjeta de crédito.

Llegué allí al final de la tarde y esperé a que se pusiera el sol para disfrutar cómo se iba iluminando la ciudad. Después bajé una planta por las escaleras y me tomé algo en el bar, en una mesita junto a las ventanas, tan a gustito.

Por cierto: cerca de la Torre de Tokio hay un templo llamado Zojoji, aprovechad para visitarlo el mismo día.

Anochecer en la capital japonesa.

Anochecer en la capital japonesa.

Skytree

La nueva torre de telecomunicaciones de Tokio, inaugurada en 2012, es uno de los edificios más altos del mundo, con 634 metros contando su antena.

Skytree.

Skytree.

Recomendación importantísima: no subáis si está lloviendo porque no veréis absolutamente nada. Las nubes taparán todo. Si habéis adquirido las entradas para un día concreto y resulta que cae un chaparrón, no os preocupéis porque os permitirán cambiarlas para otra fecha.

Para evitar colas, yo había sacado las entradas on line en la página de Japonismo (solo se puede pagar con PayPal). Al principio me inquieté porque se aproximaba la fecha del viaje y se demoraban en enviar el recibo de la reserva, pero finalmente todo salió bien y me alegré de haberlo hecho de este modo. La entrada, que recogí enseñando el recibo en la oficina de turismo de Asakusa, incluía el viaje en tren desde dicha parada hasta la torre (a pocos minutos de distancia), así como una cena en la cuarta planta del rascacielos, pudiendo elegir entre pizza o perrito caliente.

Y ahora, a disfrutar de las vistas con estas fotos que hizo mi cuñada desde el Skytree.

La noche tokiota desde las alturas.

La noche tokiota desde las alturas.

Tres miradores para ver Tokio desde las alturas

Compartir este post

Repost0
13 junio 2018 3 13 /06 /junio /2018 16:53

Mi país extranjero número 20 debía ser un destino especial, ¡y el elegido ha sido Japón! La aventura también ha sido especial por otro motivo, y es que acostumbro a viajar en pareja, pero en esta ocasión nos han acompañado mi hermano y mi cuñada.

Tengo muchísimas cosas que contaros sobre la isla nipona, aunque he decidido comenzar por el Templo Todaiji porque me pareció espectacular.

Templo de Todaiji, Patrimonio de la Humanidad.

Templo de Todaiji, Patrimonio de la Humanidad.

Este templo se encuentra en la ciudad de Nara, a una hora en tren desde Kioto. Cuando llegamos a Nara entramos en la oficina de turismo de la estación y allí nos recomendaron subir a un autobús urbano que nos acercó en pocos minutos hasta el parque en el que está el templo.

Desde el autobús vimos varios ciervos caminando tranquilamente por la acera, y es que en Nara estos animales campan a sus anchas por la calle. Son de una raza de menor tamaño que los que suelo ver en Extremadura, están muy acostumbrados a los humanos y se dejan acariciar. De hecho, se acercan a los turistas para olisquear sus mochilas en busca de comida. ¡Uno de los ciervos le quitó a mi hermano un mapa de las manos y se tragó el papel!

Ese día llovía muchísimo. En Japón las estaciones del año van a la par que en España, pero la diferencia es que allí el verano además de caluroso es húmedo. A pesar del chaparrón había cientos de escolares uniformados visitando el lugar. Unos con gorras amarillas, otros con gorras blancas, todos con camisa blanca y falda o pantalón azul. En cada uno de los monumentos japoneses que visité coincidí con excursiones de niños. Se ve que tienen especial interés en enseñar la cultura y la historia del país.

Al llegar al Parque Nara cruzamos la puerta Nandaimon, custodiada por dos grandes esculturas con cara de pocos amigos, imagino que para intimidar. A continuación están las taquillas para comprar las entradas. No se puede pagar con tarjeta, recuerda llevar dinero en efectivo. El precio del Templo Todaiji es de 500 yenes (aproximadamente 3,80€, baratísimo).

Ahí me tenéis, bajo la lluvia, junto a los ciervos y los colegiales nipones. Esa es la puerta Nandaimon, dentro de la cual hay dos grandes esculturas guardianas.

Ahí me tenéis, bajo la lluvia, junto a los ciervos y los colegiales nipones. Esa es la puerta Nandaimon, dentro de la cual hay dos grandes esculturas guardianas.

Tras pasar por taquilla, por fin apareció ante nosotros el gigantesco edificio de madera que acoge la escultura de Buda más grande de Japón. El origen del Templo Todaiji es del siglo VIII, si bien ha pasado por varias reconstrucciones y en la actualidad es más pequeño que antaño, aunque sigue siendo enorme, majestuoso.

Guardaré las entradas de recuerdo.

Guardaré las entradas de recuerdo.

Antes de entrar al templo es importante purificarse. Con estos cuenquitos debes echarte agua en las manos y en la boca (no hay que beber, sino limpiarse).

En la puerta de cada templo japonés hay algún instrumento de purificación, ya sean estos cuencos o unas pequeñas hogueras en las que queman unos papelitos.

En la puerta de cada templo japonés hay algún instrumento de purificación, ya sean estos cuencos o unas pequeñas hogueras en las que queman unos papelitos.

Así ya estarás listo para subir las escaleras y visitar al gran Buda, figura de bronce que mide 15 metros. Tiene una mano alzada, con el dedo corazón hacia delante. 

El gran Buda de Todaiji.

El gran Buda de Todaiji.

A su alrededor hay otras esculturas. También una maqueta del templo. Aunque la atracción más popular del lugar es la de intentar pasar por el agujero que hay en uno de los pilares. Quienes lo consiguen tienen la longevidad garantizada. El hueco es estrecho, solo apto para niños o para adultos enjutos.

Dicen que el hueco es del tamaño de la fosa nasal de la escultura del Buda.

Dicen que el hueco es del tamaño de la fosa nasal de la escultura del Buda.

Cuando salí del templo seguía lloviendo, pero me paré y pasé un rato intentando memorizar cada detalle del lugar. No quiero olvidarlo nunca. Espectacular.

Compartir este post

Repost0
1 mayo 2018 2 01 /05 /mayo /2018 22:07

Artículo no recomendado para intolerantes a la lactosa :-)

Hoy vuelvo a hablaros de Trujillo, pueblo extremeño sobre el que escribí hace un tiempo. ¿Qué me ha llevado a regresar a la villa de los conquistadores? ¡La Feria del Queso! Este delicioso evento se organiza en Trujillo desde hace 33 años, la misma edad que tengo yo, y tiene lugar el último fin de semana de abril o bien el primero de mayo.

Plaza Mayor de Trujillo durante la Feria del Queso 2018

Plaza Mayor de Trujillo durante la Feria del Queso 2018

Al llegar a la Plaza Mayor he comprado un cupón de diez tiques por 5€, es decir, que cada tique tiene un valor de 0,50€. Con dichos tiques puedes probar queso y vino en los diferentes stands. Hay tanto donde elegir que no sabía por cuál decidirme: quesos belgas, portugueses, extremeños, navarros... He cogido unas bandejitas y las he llenado con varias porciones.

Algunos de los quesos que he probado hoy en Trujillo.

Algunos de los quesos que he probado hoy en Trujillo.

Todos me han encantado, aunque si debo elegir uno, me quedo con la Torta del Casar, un queso cremoso fabricado en Casar de Cáceres, que año tras año recibe premios internacionales.

¡El año que viene, sin duda repito visita a Trujillo en estas fechas!

Queso Torta del Casar, mi recomendación personal.

Queso Torta del Casar, mi recomendación personal.

Compartir este post

Repost0
25 marzo 2018 7 25 /03 /marzo /2018 14:45

Sin ánimo de ofender a los pacenses, creo que Badajoz no es una de las ciudades más bonitas de nuestro país. Pero hay que saber exprimir cualquier lugar que se visite y en Badajoz he encontrado varios rincones que verdaderamente merecen la pena. He aquí un resumen con imágenes:

Catedral de San Juan Bautista: sus líneas rectas le hacen asemejarse a un castillo. Se sitúa en la Plaza de España, junto al ayuntamiento. En dicha plaza disfruté de bares de tapeo.

Catedral de Badajoz.

Catedral de Badajoz.

Puente de Palmas: este puente peatonal sobre el Guadiana es el más antiguo de la ciudad y data del siglo XV. Recomiendo un agradable paseo por los márgenes del río, donde me crucé a deportistas en bici o corriendo.

Puente de Palmas,

Puente de Palmas,

Puerta de Palmas: junto al puente del mismo nombre, esta puerta formada por dos robustos torreones daba acceso a la antigua muralla.

Puerta de Palmas.

Puerta de Palmas.

Plaza Alta: conocida por ser el lugar donde se celebra la fiesta de los “Palomos cojos”, antaño era el centro neurálgico de la ciudad y albergaba el mercado. Me recordó a la plaza de Córdoba.

Plaza Alta en un día de lluvia. Por detrás asoma la Torre de Espantaperros.

Plaza Alta en un día de lluvia. Por detrás asoma la Torre de Espantaperros.

Torre de Espantaperros: también llamada Torre de la Atalaya, se ubica en el acceso a los Jardines de la Galera. De origen almohade, mide 20 metros, por lo que sobresale de la alcazaba y de los edificios colindantes en el casco antiguo.

Torre de Espantaperros vista desde los Jardines árabes de la Galera.

Torre de Espantaperros vista desde los Jardines árabes de la Galera.

La Alcazaba: la Alcazaba de Badajoz es la fortificación musulmana más grande de Europa. Dentro de esta ciudadela actualmente encontramos un museo y la facultad de Ciencias de la Información.

Paseo nocturno por las murallas de la Alcazaba,

Paseo nocturno por las murallas de la Alcazaba,

Ya sabes: aunque una ciudad no resulte espectacular, siempre encontrarás algún monumento interesante. Y si quieres pasar un día de ocio en Badajoz, en el centro comercial El Faro encontrarás una amplia oferta de tiendas y restaurantes.

Compartir este post

Repost0
12 febrero 2018 1 12 /02 /febrero /2018 16:47

Para ver los ganadores de 2019 pincha aquí.

 

Los ganadores del Carnavalmoral 2018 fueron, en la modalidad de comparsa:

 

1er premio: Ritmomanía, con su traje titulado Niágara.

La peña Ritmomanía lució unos vestidos blancos y azules como las cascadas.

La peña Ritmomanía lució unos vestidos blancos y azules como las cascadas.

2º premio: Santeros, con Jardines de Versalles.

Los Santeros desfilaron con un traje inspirado en la época de Versalles.

Los Santeros desfilaron con un traje inspirado en la época de Versalles.

Tercer premio: Tornado Dance.

Tornado Dance siempre baila unas coreografías muy ensayadas.

Tornado Dance siempre baila unas coreografías muy ensayadas.

Cuarto premio: los piratas Mesegueros.

Esta peña lucía un gorro muy original en forma de barco.

Esta peña lucía un gorro muy original en forma de barco.

Quinto premio: las mariposas de Vértigo.

Muy guapas las chicas de esta peña, como siempre.

Muy guapas las chicas de esta peña, como siempre.

Las reinas también iban preciosas.

Reina infantil 2018 con un vestido de dragón.

Reina infantil 2018 con un vestido de dragón.

En el apartado de carrozas, el ganador ha sido Torremocha, mientras que el segundo y tercer puesto han recaído en Como tú y El enigma de la máscara, respectivamente.

Carroza ganadora 2018.

Carroza ganadora 2018.

Compartir este post

Repost0
18 enero 2018 4 18 /01 /enero /2018 18:54

Mojos:

Seguro que conocéis la canción: la rica salsa canaria se llama mojo picón… El mojo picón es el acompañamiento más conocido de la gastronomía isleña, pero no es la única salsa que se prepara en Canarias. También se puede mojar el pan en mojo verde, mojo rojo, mojo de almendras… cada cual más bueno. En los restaurantes normalmente lo sirven como guarnición del pescado o como una ración junto a unas papas (patatas asadas). En las tiendas de recuerdos venden libros de recetas para poder hacerlos en casa.

Papas y mojos.

Papas y mojos.

Aloe vera:

La vegetación canaria está formada principalmente por cactus, entre ellos el aloe vera. En el Parque Nacional de Timanfaya escuché una leyenda muy bonita sobre esta planta. Corría el año 1730 cuando uno de los volcanes de Lanzarote entró en erupción. Ese día, en el municipio de Timanfaya se estaba celebrando una boda. La pareja estaba muy enamorada y había organizado una gran fiesta. Pero durante el baile se escuchó una explosión y comenzaron a caer piedras y lava por doquier. La mala suerte hizo que la novia muriese atrapada bajo una de esas rocas. El novio, lleno de rabia, usó una forca para levantar la piedra y recoger el cuerpo de su amada. Los vecinos le vieron perderse a lo lejos con ella en brazos, desapareciendo entre la humareda y el fuego. ¡Pobre diablo!, exclamaron al ver la triste imagen. Él se llamaba Aloe y ella se llamaba Vera. Allá donde cayeron sus gotas de sangre brotó la planta que lleva su nombre. En honor a esta historia, el símbolo del Parque Nacional de Timanfaya es un diablo.

El aloe vera tiene propiedades curativas. Sus carnosas hojas sirven para suavizar la piel o para cicatrizar heridas. En las Islas Canarias se venden cremas y otros productos hechos con esta planta. Además, hay varios museos de entrada gratuita dedicados al aloe vera, como por ejemplo el deTeguise.

Aloe alzando su forca, hoy en día símbolo de Timanfaya.

Aloe alzando su forca, hoy en día símbolo de Timanfaya.

Sancocho

Es un plato de origen humilde en el que se sirven distintos tipos de pescado acompañados por gofio y batata. Puede que su aspecto “no entre por los ojos”, porque son pescados “un poco feos”, pero el sabor es bueno, sobre todo porque el gofio le da un toque dulce. Si sois de los que allá donde viajan prueban lo más típico, no podéis iros de Canarias sin degustar el sancocho.

Plato de sancocho.

Plato de sancocho.

Gofio

El gofio es una harina hecha con maíz o cebada. En el Museo del cactus de Lanzarote se puede visitar un pequeño molino donde se prensaban las semillas para hacer este producto. Con el gofio se preparan postres y acompañamientos.

Molino para amasar gofio.

Molino para amasar gofio.

Bienmesabe

Postre hecho de almendra que recomiendo a los más golosos.

Bienmesabe con helado de vainilla, del restaurante Amanecer, en Arrieta (Lanzarote).

Bienmesabe con helado de vainilla, del restaurante Amanecer, en Arrieta (Lanzarote).

Mermeladas

La mermelada de cactus se hace con higos chumbos y me gustó tanto que me compré este botecito para llevármelo a casa.

Mermelada de cactus "made in Canarias".

Mermelada de cactus "made in Canarias".

Quesos

Hay varios tipos de quesos canarios. El que más me gustó fue este, típico de La Herradura, acompañado de mermelada y frutos secos.

Queso herreño, un manjar para la vista y el paladar.

Queso herreño, un manjar para la vista y el paladar.

Vinos:

La verdad es que yo no entiendo mucho de vinos, así que no os voy a recomendar ninguno en concreto, aunque me han asegurado que son muy buenos. Lo que sí recomiendo es el paisaje de los viñedos protegidos del viento por muros. La imagen me recuerda a la película Señales, en la que aparecían círculos en el campo.Y si disfrutáis de una cata en alguna de las múltiples bodegas de las Islas Canarias tomaros una copita a mi salud.

Paisaje de viñedos en Lanzarote.

Paisaje de viñedos en Lanzarote.

Compartir este post

Repost0
18 noviembre 2017 6 18 /11 /noviembre /2017 20:03

Las islas Canarias se están convirtiendo en uno de mis lugares preferidos del mundo. Ya había estado en Tenerife y en Gran Canaria. Ahora ha sido el turno de Lanzarote y vengo encantada, ¡me he bañado en la playa en noviembre! Aquí van mis tips:

1. En qué zona de la isla alojarse:

Lanzarote es una isla pequeña y si alquilas un coche puedes moverte de un pueblo a otro con facilidad. No te preocupes si no eliges bien en qué zona alojarte, porque seguro que tendrás lugares interesantes para visitar a menos de media hora de distancia.

No obstante, si quieres tranquilidad junto al mar alquila alguna casita en pueblos como Órzola o La Santa. Si te va el surf, Famara es tu lugar. Y si prefieres ambiente nocturno decántate por Puerto del Carmen.

Mapa de Lanzarote (Google maps). La capital es Arrecife.

Mapa de Lanzarote (Google maps). La capital es Arrecife.

2. Bono turístico:

Te aconsejo comprar un bono para acceder a los principales lugares de interés turístico. Hay varias opciones: tres monumentos por 21€, cuatro monumentos por 28€ o seis monumentos por 33€. El bono se adquiere en el primer sitio que visites y dispones de 14 días para gastarlo. Yo elegí el bono más completo y con él pude visitar:

Jameos del agua: un jameo es el hueco que se produce cuando se hunde un túnel volcánico. El artista lanzaroteño César Manrique unió naturaleza y arquitectura para dar forma a este espacio. Al entrar encontrarás una cueva en la que habitan diminutos cangrejos albinos a los que nunca les da el sol. A continuación hay unos lagos y por último un auditorio dentro de otra cueva. 

En este lago de los Jameos del agua vive una especie única de cangrejos ciegos y blancos.

En este lago de los Jameos del agua vive una especie única de cangrejos ciegos y blancos.

Cueva de Los Verdes: pertenece al mismo tubo volcánico que los Jameos, pero se accede por una entrada diferente. La visita es guiada y dura unos 45 minutos. Su nombre no procede del color de la cueva, sino de la familia que habitaba en ella hace muchos años.

Interior de la Cueva de Los Verdes.

Interior de la Cueva de Los Verdes.

Mirador del Río: ¡agárrate fuerte, que hace viento! Al menos el día que yo fui. Al estar tan elevado el aire sopla con fuerza. A pesar del viento y de la niebla disfruté de las vistas a la isla de La Graciosa, que está al norte de Lanzarote (si quieres llegar a esa pequeña isla puedes ir en un ferry que sale desde Órzola). En el mirador hay una cafetería con cristaleras y varias terrazas para hacer fotos.

La Graciosa vista desde el Mirador del Río (la niebla me impidió sacar una foto mejor).

La Graciosa vista desde el Mirador del Río (la niebla me impidió sacar una foto mejor).

Jardín de cactus: también diseñado por César Manrique. Está situado en el municipio de Guatiza y alberga cactus de diferentes tamaños y formas.

Jardín de cactus de Lanzarote. Su entrada si no tienes bono cuesta 5,80€ (¡cómprate el bono!).

Jardín de cactus de Lanzarote. Su entrada si no tienes bono cuesta 5,80€ (¡cómprate el bono!).

Parque Nacional de Timanfaya: se accede en coche (suele haber atascos al entrar, ten paciencia) y una vez allí aparcas y te subes a un autobús que hace una ruta de unos 40 minutos por la zona volcánica conocida como Montañas de Fuego. Las últimas erupciones registradas datan de 1730 y 1824. Hoy en día sigue habiendo tanto calor en el subsuelo que si echas agua en alguno de los agujeros que hay, el agua sale disparada como si fuese un géiser. ¡Incluso hay un restaurante que aprovecha ese calor para asar carne!

 

Paisaje volcánico de Timanfaya.

Paisaje volcánico de Timanfaya.

Castillo de San José: de todos los monumentos que se pueden visitar con el bono turístico este es en mi opinión el menos interesante. Pero ya que va incluido en la entrada no pierdes nada por verlo, y oye, a lo mejor te gusta más que a mí. Se ubica en Arrecife y su interior es un museo de arte contemporáneo.

Fortaleza de San José - Museo de Arte Contemporáneo.

Fortaleza de San José - Museo de Arte Contemporáneo.

3. Qué visitar:

 

El principal monumento de Lanzarote es el paisaje: tierra rojiza, roca negra de origen volcánico, mar azul intenso. La vegetación es casi inexistente, al igual que la fauna. Además de todos los lugares de interés turístico que ya he mencionado, no olvides visitar:

 

Lago de los Clicos en El Golfo.

El color verde del Lago de los Clicos se debe a las algas y a los minerales.

El color verde del Lago de los Clicos se debe a las algas y a los minerales.

Los hervideros: el agua rompe con fuerza entre las rocas volcánicas y la espuma blanca que se forma entre las grutas recuerda a una olla hirviendo. Precioso.

Una de las grutas de Los Hervideros.

Una de las grutas de Los Hervideros.

Salinas del Janubio: antiguamente se extraía este mineral para salar el pescado a modo de conservante. Hoy en día su explotación ha decaído, pero todavía sigue habiendo paisajes como este.

Salinas del Janubio, al suroeste de Lanzarote.

Salinas del Janubio, al suroeste de Lanzarote.

Municipio de Teguise: pueblo del interior de la isla, en el que hay, entre otras cosas, una bonita plaza y una fortaleza conocida como "castillo de la piratería", porque servía para vigilar los posibles asaltos piratas. El mercadillo que se celebra los domingos es muy famoso.

Plaza e iglesia de Teguise.

Plaza e iglesia de Teguise.

La Geria: zona en la que diferentes compañías bodegueras cultivan los viñedos protegidos por muros semicirculares. ¡Tómate un vino a mi salud! De los productos típicos de Lanzarote os hablaré en mi próximo artículo, donde os contaré qué comer si viajas a esta isla.

Viñedos de La Geria.

Viñedos de La Geria.

Compartir este post

Repost0
24 octubre 2017 2 24 /10 /octubre /2017 21:23

He tachado un lugar más en la lista de ciudades Patrimonio de la Humanidad que tenía pendientes de conocer. Segovia me ha encantado y aquí van mis recomendaciones:

1. Si quieres comer cochinillo, ¡reserva restaurante!

Los asadores más famosos para degustar el menú típico segoviano, compuesto por judiones y cochinillo, son Casa Cándido (a los pies del acueducto), Maribel (subiendo la Avenida del Padre Claret) y José María (cerca de la Plaza Mayor). Los tres estaban hasta arriba de gente. Y me pasó lo mismo en todos los restaurantes en los que quise entrar, aunque no fuesen tan populares. Al final ese día comí casi a las cuatro de la tarde, dando vueltas de un lado a otro por no haber reservado. Ya sabes, llama y pide tu mesa. El plato de cochinillo asado suele costar unos 22€/persona.

Cochinillo asado que probé en el restaurante Figón de los Comuneros.

Cochinillo asado que probé en el restaurante Figón de los Comuneros.

Al día siguiente, ya con la lección aprendida, comí en el restaurante Convento de Mínimos. Muy recomendablecon una original decoración dentro de un edificio antiguo restaurado. Pedí milhojas de verdura, secreto ibérico y pajarito de San Frutos, que es un postre de crema que viene adornado con la figurita de un pájaro y lleva el nombre del patrón de Segovia.

2. Aparca el coche y ve a pie.

Como suele suceder en los cascos antiguos, las calles son estrechas y el acceso para los coches es complicado. En Segovia está todo a mano y se puede ir andando de un monumento a otro. Por tanto, aparca y camina. Camina sin rumbo fijo, perdiéndote por sus callejuelas, porque en cualquier rincón encontrarás una iglesia bonita, que las hay a montones, un tramo de la muralla o una buena vista de la catedral asomando sobre los tejados.

La Catedral asomando entre los tejados.

La Catedral asomando entre los tejados.

Yo me alojé en el hotel Don Felipe, que dispone de garaje y tiene una ubicación excelente, con vistas al Alcázar. Es salir del hotel y ya estás en pleno centro histórico. En un fin de semana puedes recorrer a pie toda la ciudad, porque es pequeñita (52.000 habitantes).

3. Qué visitar

El acueducto romano es el monumento más conocido de Segovia y se encuentra en la Plaza del Azoguejo, antaño plaza del mercado. ¡Esta canalización del agua tiene 28 metros de altura y dos mil años de antigüedad! Los turistas con los que me cruzaba comentaban lo mismo que yo estaba pensando: “Qué inteligentes eran los romanos, ¿cómo harían los cálculos para construir algo así y que los arcos perduren en el tiempo durante milenios sin derrumbarse?”

Acueducto romano de Segovia,

Acueducto romano de Segovia,

El Alcázar es un castillo con un estilo arquitectónico diferente al que solemos ver en España. Se parece más a las fortalezas de otras zonas de Europa, como Francia. Está rodeado de un foso de gran profundidad. La entrada completa al Alcázar cuesta 8€ e incluye acceso a varias salas y patios del castillo, al museo de Artillería y a la Torre de Juan II. Por un euro más, puedes disfrutar de una visita guiada.Estas se organizan cada media hora y duran aproximadamente 45 minutos. Merece la pena que un experto te cuente los detalles de esa fortaleza en la que se alojaron los Reyes Católicos. Por ejemplo, yo no sabía que las cúpulas se reconstruyeron tras un incendio que ocurrió en 1862.

Una de las torres del Alcázar.

Una de las torres del Alcázar.

La Catedral de Segovia está en la Plaza Mayor. Los domingos por la mañana la entrada es gratis de 9h a 11h, antes de que comience la misa. El resto de días cuesta 3€. Consulta aquí los precios y horarios de la Catedral. Si hace buen tiempo, siéntate en alguna de las terrazas de la Plaza Mayor o en las escaleras del quiosco de música y sacarás una buena foto de este majestuoso monumento.

Catedral de Segovia.

Catedral de Segovia.

Como sucede en otras ciudades castellanas, Segovia tiene vestigios romanos, judíos y cristianos. En las estrechas calles de la Judería, que forma parte del casco antiguo intramuros, encontrarás una antigua sinagoga (ahora iglesia cristiana), casas con bonitas fachadas y azulejos con la estrella de David.

Tal y como he comentado antes, en Segovia hay muchísimas iglesias y todas muy bonitas. Quizás la que más me gustó fue la iglesia de San Esteban.

Iglesia de San Esteban.

Iglesia de San Esteban.

Y dejo lo mejor para el final.Cálzate unas zapatillas y disfruta de la naturaleza paseando por la zona extramuros. Junto al arroyo Clamores hay un camino repleto de castaños que lleva hasta el mirador de la pradera de San Marcos, donde podrás tomar una foto como esta:

El Alcázar de Segovia visto desde la pradera de San Marcos.

El Alcázar de Segovia visto desde la pradera de San Marcos.

Compartir este post

Repost0
29 agosto 2017 2 29 /08 /agosto /2017 16:05

Este verano he hecho mi primer crucero y creo que es algo que hay que probar al menos una vez en la vida. Como viajera puedo encontrar pros y contras: he tenido la oportunidad de visitar siete países en pocos días, pero no me ha dado tiempo a profundizar en la cultura local porque son excursiones exprés, a la carrera. No obstante, la experiencia en el barco ha sido divertida y repetiría encantada. Concretamente he viajado por el mar Báltico y hoy voy a hablaros de Tallin, la capital de Estonia.

 

Consultando un plano junto a la muralla de Tallin.

Consultando un plano junto a la muralla de Tallin.

TRANSPORTE EN TALLIN:

Al llegar al puerto de Tallin cogí un autobús Hop on – hop off, que hace una ruta por la ciudad y te permite subir y bajar del autocar tantas veces como quieras. He de decir que en otras capitales más grandes sí merece la pena usar este bus turístico, pero en Tallin no, porque el casco antiguo se puede recorrer a pie. Así que me arrepentí de haber comprado el tique, aunque al menos me sirvió para ahorrarme las cuestas que llevan hasta Toompea, la parte alta de la zona monumentalOtros pasajeros del crucero me comentaron que ellos habían optado por un taxi-bici tipo tuc tuc (no olvidéis preguntar el precio al taxista antes de montar) y después habían realizado un free tourMe pareció muy buena idea y lamenté que a mí no se me hubiera ocurrido. Precisamente por eso os doy estos consejos, para que podáis organizaros mejor.

 

QUÉ VER EN TALLIN:

 

El principal atractivo de Tallin es la ciudad vieja (Vanalinn), construida del siglo XV al XVIII y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Castillo que domina la colina de Toompea.

Castillo que domina la colina de Toompea.

La zona alta de esta ciudadela medieval se denomina Toompea. Tras tomar una buena foto desde sus miradores podemos visitar la catedral ortodoxa de Alejandro Nevski, cuyas cúpulas en forma de cebolla recuerdan a las iglesias rusas. Justo al lado está el Parlamento nacional, un edificio grande pero sencillo con una fachada pintada de color rosa. A pocos metros se alza la sobria catedral de Santa María (Toomkirik), decorada en su interior con los escudos de las familias nobles de aquella época.

Cúpulas de la catedral ortodoxa.

Cúpulas de la catedral ortodoxa.

Desde Toompea se puede acceder a la zona amurallada e ir descendiendo las calles hasta la Plaza del Ayuntamiento (Raekoja Plats). A pesar de que chispeaba, en la plaza encontré mucho ambiente. Las terrazas estaban llenas y había gente disfrazada con trajes medievales. El ayuntamiento luce una veleta llamada Viejo Tomás (Vana Toomas). Representa la figura de un soldado medieval y se ha convertido en un símbolo de la ciudad. En una de las esquinas de la plaza se halla la farmacia más antigua de Europa, hoy en día convertida en parafarmacia, tienda de souvenirs y cafetería.

La plaza, muy animada.

La plaza, muy animada.

En la parte baja de la ciudad vieja visité la Iglesia de San Olaf (sí, se llama como el muñeco de nieve de la película Frozen jeje), que en la Edad Media era el edificio más alto de Europa. ¡Su campanario me pareció altísimo!

Iglesia de San Olaf.

Iglesia de San Olaf.

Siguiendo por la calle Pikk, donde antaño se ubicaban diferentes gremios comerciales, llegué hasta una torre ancha y chata denominada Margarita la Gorda, habilitada como museo marítimo (al cual no entré). Esta torre supone una de las puertas de entrada o salida al casco antiguo.

Torre de Margarita la Gorda

Torre de Margarita la Gorda

Hay bastantes tramos de la muralla que se pueden visitar. Incluso hay algunos bares en ella, a los que se sube por empinadas escaleras de caracol.

Muralla en la que me tomé una coca cola.

Muralla en la que me tomé una coca cola.

La ciudad moderna consta de varias avenidas repletas de edificios de negocios. Las empresas locales están apostando por las nuevas tecnologías de comunicación. De hecho, en Tallin nació el programa de videoconferencias Skype. Si solo vas a pasar un día en la capital de Estonia puedes saltarte esta parte de la ciudad.

 

PRODUCTOS TÍPICOS DE TALLIN:

 

Las calles intramuros suponen un buen lugar para comprar productos típicos porque hay muchos puestos de artesanía. La moneda del país es el euro, una ventaja para saber si los tenderos tienen buenos precios o son caros. Observé que principalmente venden piezas de madera tallada, unas bufandas enormes tejidas a mano y también frutos secos con azúcar. En el barco me habían comentado que en la época comunista no se importaba cacao en la Unión Soviética y por ese motivo en esta zona inventaron un sucedáneo del chocolate llamado Kamatahvel, hecho con pasta de guisantes y otros ingredientes. Pregunté a varios lugareños por el producto y la verdad es que pusieron cara rara, como si no les sonase. Finalmente lo encontré en un supermercado y sinceramente no es el mejor dulce que haya probado en mi vida, pero siempre me gusta conocer estas curiosidades sobre las ciudades que visito.

Sucedáneo de chocolate llamado Kamatahvel.

Sucedáneo de chocolate llamado Kamatahvel.

Compartir este post

Repost0

Presentación

Cuando viajo siempre llevo conmigo papel y lápiz. Me gusta tomar nota de los monumentos que visito, los restaurantes en los que como y las anécdotas que me suceden. Es una gran satisfacción abrir un cajón años después buscando otra cosa, encontrar por casualidad una libreta de unas vacaciones pasadas y revivir cosas que de no haber sido plasmadas por escrito sería incapaz de recordar.

 

Una idea me ronda en la cabeza desde hace tiempo: escribir un blog sobre viajes para compartir mis anotaciones con los demás. Por ese motivo nace este espacio, donde hablaré no sólo de los destinos que conozco, sino también de los que me gustaría conocer. Bienvenidos.

 

Un saludo,

Ana.

 

Categorías