Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
2 julio 2018 1 02 /07 /julio /2018 20:00

¿Habéis visto la película Memorias de una geisha? ¿Recordáis la escena en la que una niña corre bajo una galería de arcos rojos? Se trata del santuario sintoísta de Fushimi Inari, a las afueras de Kioto.

Este mágico parque permanece abierto las 24 horas del día y además es gratis. Para llegar debéis tomar la línea local de tren JR dirección Nara y bajar en la estación de Inari, a diez minutos de Kioto. No cojáis la línea rápida, porque no hace parada aquí. Yo visité el lugar al regresar del Templo Todaiji, pues cae de camino.

Entrada a Fushimi Inari.

Entrada a Fushimi Inari.

Nada más apearos del tren veréis la entrada al santuario dedicado a Inari, dios del arroz. Los perros con una llave en la boca, llamados kitsune, son los guardianes de la cosecha. En este parque hay miles de puertas rojas, la mayoría de madera, donadas por los comerciantes en agradecimiento a su dios protector. Dichas puertas reciben el nombre de torii y son un símbolo sintoísta.

Escultura de un kitsune.

Escultura de un kitsune.

El paseo a través de las galerías resulta muy agradable porque el paisaje es frondoso. Se puede subir hasta la cima del monte para contemplar desde allí las vistas de la ciudad de Kioto, aunque a mí se me hizo de noche y además estaba lloviendo, así que no llegué tan lejos. Aun así, la caminata me llevó casi un par de horas, haciendo descansos en los espacios dedicados a la oración, donde los foráneos dejan sus plegarias anotadas en unos papelitos que se quedan allí colgados, o bien en unas mini puertas torii tamaño souvenir.

Vegetación exuberante de Fusimi Inari.

Vegetación exuberante de Fusimi Inari.

Si tu estancia en Japón va a ser breve y necesitas hacer una lista de visitas imprescindibles, Fushimi Inari debe estar en tu top 5.

Fushimi Inari me ha dejado huella.

Fushimi Inari me ha dejado huella.

Compartir este post

Repost0
16 junio 2018 6 16 /06 /junio /2018 09:56

Para ver bien una ciudad con rascacielos, ¡sube a un rascacielos! Os recomiendo tres miradores para disfrutar Tokio desde las alturas.

Metropolitan Government Building

En pleno corazón financiero de la ciudad, el Metropolitan Government Building es la sede del Ayuntamiento de Tokio. ¡Y el acceso a sus miradores es gratis!

Fachada del ayuntamiento tokiota.

Fachada del ayuntamiento tokiota.

Para llegar al ayuntamiento me apeé en la estación de metro de Shinjuku, la más transitada del mundo, con más de tres millones de pasajeros diarios (dato registrado en el Libro Guinness de los Récords). Seguí las indicaciones que dirigían hacia la salida “Metropolitan Gov.”, y tuve que caminar unos 10 o 15 minutos por los túneles subterráneos de esa gigantesca estación, hasta que salí a la superficie y me topé con un edificio de 243 metros de altura.

Salí del metro, miré hacia arriba, y ahí estaba este imponente edificio.

Salí del metro, miré hacia arriba, y ahí estaba este imponente edificio.

El ayuntamiento tiene dos torres, norte y sur, y el acceso a sus respectivos observatorios es libre. El único trámite a seguir es enseñar el interior de tu bolso al vigilante de seguridad antes de montar en el ascensor.

Vistas desde uno de los observatorios.

Vistas desde uno de los observatorios.

Es recomendable visitarlo entre semana, para ver el trasiego de ejecutivos que trabajan en las oficinas cercanas. ¡Pero atención! La torre norte cierra el primer y tercer martes de cada mes, mientras que la sur cierra el segundo y cuarto lunes. Elegid un miércoles, jueves o viernes y no os equivocaréis.

Yo visité este rascacielos de día, mientras que los otros dos los vi por la noche.

Torre de Tokio

¿Es la Torre Eiffel? No, ¡es la antigua torre de telecomunicaciones de Tokio!

Torre de Tokio iluminada al anochecer.

Torre de Tokio iluminada al anochecer.

La torre de Tokio, característica por sus colores blanco y rojo, está a cinco minutos andando de la estación de metro Akabanebashi y a otros cinco de la de Onarimon. Desde aquí se emitían frecuencias de televisión y radio hasta la llegada de la era digital y el fin de la analógica.

Cuenta con dos miradores a diferentes alturas: el principal, a 150 metros, y el especial, a 250 metros. En mi caso me decanté por el primero, y la entrada me costó 900 yenes (unos siete euros). En esta ocasión sí pude pagar con tarjeta de crédito.

Llegué allí al final de la tarde y esperé a que se pusiera el sol para disfrutar cómo se iba iluminando la ciudad. Después bajé una planta por las escaleras y me tomé algo en el bar, en una mesita junto a las ventanas, tan a gustito.

Por cierto: cerca de la Torre de Tokio hay un templo llamado Zojoji, aprovechad para visitarlo el mismo día.

Anochecer en la capital japonesa.

Anochecer en la capital japonesa.

Skytree

La nueva torre de telecomunicaciones de Tokio, inaugurada en 2012, es uno de los edificios más altos del mundo, con 634 metros contando su antena.

Skytree.

Skytree.

Recomendación importantísima: no subáis si está lloviendo porque no veréis absolutamente nada. Las nubes taparán todo. Si habéis adquirido las entradas para un día concreto y resulta que cae un chaparrón, no os preocupéis porque os permitirán cambiarlas para otra fecha.

Para evitar colas, yo había sacado las entradas on line en la página de Japonismo (solo se puede pagar con PayPal). Al principio me inquieté porque se aproximaba la fecha del viaje y se demoraban en enviar el recibo de la reserva, pero finalmente todo salió bien y me alegré de haberlo hecho de este modo. La entrada, que recogí enseñando el recibo en la oficina de turismo de Asakusa, incluía el viaje en tren desde dicha parada hasta la torre (a pocos minutos de distancia), así como una cena en la cuarta planta del rascacielos, pudiendo elegir entre pizza o perrito caliente.

Y ahora, a disfrutar de las vistas con estas fotos que hizo mi cuñada desde el Skytree.

La noche tokiota desde las alturas.

La noche tokiota desde las alturas.

Tres miradores para ver Tokio desde las alturas

Compartir este post

Repost0
13 junio 2018 3 13 /06 /junio /2018 16:53

Mi país extranjero número 20 debía ser un destino especial, ¡y el elegido ha sido Japón! La aventura también ha sido especial por otro motivo, y es que acostumbro a viajar en pareja, pero en esta ocasión nos han acompañado mi hermano y mi cuñada.

Tengo muchísimas cosas que contaros sobre la isla nipona, aunque he decidido comenzar por el Templo Todaiji porque me pareció espectacular.

Templo de Todaiji, Patrimonio de la Humanidad.

Templo de Todaiji, Patrimonio de la Humanidad.

Este templo se encuentra en la ciudad de Nara, a una hora en tren desde Kioto. Cuando llegamos a Nara entramos en la oficina de turismo de la estación y allí nos recomendaron subir a un autobús urbano que nos acercó en pocos minutos hasta el parque en el que está el templo.

Desde el autobús vimos varios ciervos caminando tranquilamente por la acera, y es que en Nara estos animales campan a sus anchas por la calle. Son de una raza de menor tamaño que los que suelo ver en Extremadura, están muy acostumbrados a los humanos y se dejan acariciar. De hecho, se acercan a los turistas para olisquear sus mochilas en busca de comida. ¡Uno de los ciervos le quitó a mi hermano un mapa de las manos y se tragó el papel!

Ese día llovía muchísimo. En Japón las estaciones del año van a la par que en España, pero la diferencia es que allí el verano además de caluroso es húmedo. A pesar del chaparrón había cientos de escolares uniformados visitando el lugar. Unos con gorras amarillas, otros con gorras blancas, todos con camisa blanca y falda o pantalón azul. En cada uno de los monumentos japoneses que visité coincidí con excursiones de niños. Se ve que tienen especial interés en enseñar la cultura y la historia del país.

Al llegar al Parque Nara cruzamos la puerta Nandaimon, custodiada por dos grandes esculturas con cara de pocos amigos, imagino que para intimidar. A continuación están las taquillas para comprar las entradas. No se puede pagar con tarjeta, recuerda llevar dinero en efectivo. El precio del Templo Todaiji es de 500 yenes (aproximadamente 3,80€, baratísimo).

Ahí me tenéis, bajo la lluvia, junto a los ciervos y los colegiales nipones. Esa es la puerta Nandaimon, dentro de la cual hay dos grandes esculturas guardianas.

Ahí me tenéis, bajo la lluvia, junto a los ciervos y los colegiales nipones. Esa es la puerta Nandaimon, dentro de la cual hay dos grandes esculturas guardianas.

Tras pasar por taquilla, por fin apareció ante nosotros el gigantesco edificio de madera que acoge la escultura de Buda más grande de Japón. El origen del Templo Todaiji es del siglo VIII, si bien ha pasado por varias reconstrucciones y en la actualidad es más pequeño que antaño, aunque sigue siendo enorme, majestuoso.

Guardaré las entradas de recuerdo.

Guardaré las entradas de recuerdo.

Antes de entrar al templo es importante purificarse. Con estos cuenquitos debes echarte agua en las manos y en la boca (no hay que beber, sino limpiarse).

En la puerta de cada templo japonés hay algún instrumento de purificación, ya sean estos cuencos o unas pequeñas hogueras en las que queman unos papelitos.

En la puerta de cada templo japonés hay algún instrumento de purificación, ya sean estos cuencos o unas pequeñas hogueras en las que queman unos papelitos.

Así ya estarás listo para subir las escaleras y visitar al gran Buda, figura de bronce que mide 15 metros. Tiene una mano alzada, con el dedo corazón hacia delante. 

El gran Buda de Todaiji.

El gran Buda de Todaiji.

A su alrededor hay otras esculturas. También una maqueta del templo. Aunque la atracción más popular del lugar es la de intentar pasar por el agujero que hay en uno de los pilares. Quienes lo consiguen tienen la longevidad garantizada. El hueco es estrecho, solo apto para niños o para adultos enjutos.

Dicen que el hueco es del tamaño de la fosa nasal de la escultura del Buda.

Dicen que el hueco es del tamaño de la fosa nasal de la escultura del Buda.

Cuando salí del templo seguía lloviendo, pero me paré y pasé un rato intentando memorizar cada detalle del lugar. No quiero olvidarlo nunca. Espectacular.

Compartir este post

Repost0
10 septiembre 2014 3 10 /09 /septiembre /2014 08:35

El rey Idris I, descendiente de Mahoma, fundó esta ciudad a finales del siglo VIII. Unos años más tarde, su hijo Idris II la convirtió en la capital de la dinastía. Se trata de la más antigua de las ciudades imperiales de Marruecos, alberga una universidad histórica y su medina medieval está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. A través de estas líneas os invito a recorrer Fez con los cinco sentidos, ¿me acompañáis?

 

OÍDO

Sabah (o Alba, si traducimos su nombre) fue la guía de mi grupo en la medina de Fez. Es una mujer que demuestra que “tiene tablas”, se mueve ágilmente por las callejuelas y muchas personas la saludan amigablemente al pasar. Debido a su experiencia, sabe que lo primero que debe advertir al forastero es que tenga cuidado cuando escuche la palabra balak. Así alertan los dueños de los burros de que van a pasar a toda prisa con sus animales cargados de bombonas o de cualquier mercancía que se venda en el mercado. A mis compañeros de viaje y a mí nos hizo gracia el concepto y a partir de ahí comenzamos a gritar balak, balak, cada vez que oíamos las ruedas de los carros avanzando por las angostas vías.

Dia2Fez--23-.JPG

La medina es puro bullicio: vendedores ofertando sus productos, músicos que persiguen a los turistas para conseguir unas monedas, caldereros golpeando el metal para darle forma a un recipiente… Según Sabah, en Fez se puede apreciar “el sonido del trabajo”.

Aunque sin lugar a dudas, la melodía más impactante es la de la llamada a la oración, que suena varias veces al día a través de los altavoces distribuidos por las fachadas.

 

OLFATO

En el zoco se vende fruta, especias, carne y pescado al aire libre. También algunos animales vivos, como tortugas, lagartos, gallinas y conejos. Como resultado, en el aire confluyen multitud de olores diferentes. Sabah nos informó de que según nos fuésemos acercando a las tenerías en las que se curte el cuero, el hedor iría en aumento porque en el proceso de preparación de las pieles se utiliza excremento de paloma. De hecho, cuando subimos las escaleras de un edificio cercano para ver las tenerías desde una terraza nos dieron una ramita de hierbabuena para acercárnosla a la nariz y calmar las posibles arcadas. Es preferible ir en invierno; el calor veraniego incrementa el olor.

Dia2Fez--58-.JPG

 

VISTA

Fez es un regalo para la vista porque ofrece un sinfín de colores. La estampa más famosa de este rincón de Marruecos es la de las grandes cubas que contienen tintes para los tejidos. Resulta impresionante observar a los trabajadores de las ya mencionadas tenerías, quienes estoicamente se meten descalzos en esos líquidos que, según nos contó la guía Sabah, a menudo les producen problemas en la piel y en las vías respiratorias.

Las telas teñidas se venden posteriormente en el zoco, aportando a las calles una amplia variedad cromática que invita a ser fotografiada.

Dia2Fez--66-.JPG

 

TACTO

Los pañuelos que cubren el pelo de algunas mujeres marroquís se fabrican artesanalmente con fibras obtenidas de la planta del cactus. Yo tuve la oportunidad de ver el proceso en directo, al entrar con mi grupo a una tienda en la que un hombre trenzaba hilos ayudado por una máquina de madera. “Tocad estas telas”, nos dijo Sabah para que comprobásemos su calidad. Me sorprendió la suavidad de ese tejido, así como lo bien curtido que estaba el cuero que vendían en el mismo local.

Día2Fez (63)

 

GUSTO

Después de caminar entre callejuelas durante horas, viendo en cada esquina frutas y pastelillos apetitosos que parecían decir “cómeme”, Sabah nos condujo hasta un restaurante tradicional o riad, en el que había un patio central con una fuente. En un agradable ambiente de relajación nos sirvieron un plato de verduras exquisito. En Marruecos se come mucha zanahoria, berenjena y aceitunas. También forman parte de la gastronomía el arroz, el pollo y el pavo. Por supuesto, no se come nada de cerdo. Y el postre típico es melón, sandía y dulces. Toda una alegría para los paladares más exigentes.

Dia2Fez--88-.JPG

Si vas a Fez, escucha, olfatea, mira, toca y… ¡buen provecho!

Compartir este post

Repost0
16 julio 2014 3 16 /07 /julio /2014 09:26

Érase una vez una aldea de juguete, con casitas de barro cual Portal de Belén navideño. Eso es lo que parece la ciudad marroquí de Ksar Aït Ben Haddou.

Dia7bAitBenHaddou--5-.JPG

AitBenHaddou

La palabra árabe aït significa “familia”, mientras que ksar significa “conjunto de casas dentro de una muralla”. Por lo tanto, el nombre de la población quiere decir “casas de la familia Ben Haddou”.

Con 450 habitantes, está declarada Patrimonio de la Humanidad y ha sido el escenario de rodaje de muchas películas, como por ejemplo la mítica Lawrence de Arabia, o la ganadora del Globo de Oro a mejor película-drama en 2007, Babel, en la que actúa Brad Pitt.

Dia7bAitBenHaddou--20--copia-1.JPG

Las casas están construidas con adobe y tienen forma de pequeños castillos. Según nos contó nuestro guía, en época de lluvias a veces las paredes se deshacen y por eso las protegen poniendo sobre ellas unas varillas o cañas.

Dia7bAitBenHaddou--18-.JPG

La población es mayoritariamente bereber, una cultura que me fascinó por la amabilidad de la gente. En cualquier tienda te invitan a tomar el té aunque les digas que no vas a comprar nada.

Dia7bAitBenHaddou--21-.JPG

Paseando con una compañera por las callejas de Ksar Aït Ben Haddou fuimos a parar a una cooperativa de mujeres que tejen alfombras. Allí nos recibió un joven que nos explicó que gracias a sus hermanas y primas él tenía trabajo, ya que habían depositado en él la confianza para atender la tienda. Repitió varias veces que le estaba muy agradecido a las mujeres, y cuando lo decía se llevaba las manos al corazón. Después nos sirvió un té a la menta y no me importó beber de una taza sucia, porque los bereberes enseguida te hacen sentir parte de su familia, y entre familiares yo me siento muy a gusto.

Compartir este post

Repost0
8 julio 2014 2 08 /07 /julio /2014 09:33

¿Me llevaré bien con mis compañeras? ¿Me aburriré pasando tantos días con desconocidos? ¿Será seguro dormir en mitad del desierto? Todas esas dudas me asaltaban cuando iba en el AVE de Madrid a Barcelona para tomar posteriormente un avión rumbo a Marruecos. Por fin llegaba el momento más esperado del Máster en Periodismo de Viajes: la expedición. Tenía muchas ganas, pero a la vez muchos temores. De pronto, en el tren sonó una canción de Manolo García, Para que no se duerman mis sentidos. Al escuchar la frase “viene y va mi alma viajera” la tranquilidad me invadió. Fue mágico. Las buenas sensaciones me acompañaron durante todo el viaje. Ahora, mis compañeras del máster se han convertido en mis amigas. Los nueve días en Marruecos se me pasaron volando porque cada minuto lo viví con intensidad. La noche en el desierto fue una de las más bonitas de mi vida. Y la filosofía bereber, en la que la libertad es más importante que el dinero, en la que vale más ser buena persona que tener bienes materiales, me llegó al alma y espero que me acompañe en mis pensamientos durante mucho tiempo.

Si quieres vivir una experiencia única, contempla el amanecer desde el Sáhara:

Dia5AmanecemosenSahara--8-.JPG

Compartir este post

Repost0
29 diciembre 2012 6 29 /12 /diciembre /2012 13:49

Si la semana pasada te hubiese tocado la lotería y tuvieses la oportunidad de hacer un viaje fascinante, ¿qué lugar del mundo elegirías? A mí me encantaría ir a Perú, donde se fusionan la historia y la naturaleza, dos de mis pasiones. Mirad qué foto del Machu Picchu he encontrado en la web Peru Travel ¿no es impresionante?

 

machu-picchu-48.jpg

 

Debe ser completamente distinto a Europa: cultura inca, animales exóticos, una gastronomía declarada Patrimonio Cultural… Un amigo mío ha viajado a Perú y me ha contado que los colibrís son tan pequeños y rápidos que parecen insectos, que hay orugas fluorescentes, que en la oscuridad de la noche brillan las luciérnagas, y que las tormentas que caen son verdaderos aguaceros. ¡El día en que consiga ahorrar lo suficiente viajaré a conocer este increíble país!

Compartir este post

Repost0
11 octubre 2012 4 11 /10 /octubre /2012 12:58

ANGKOR WAT (CAMBOYA)

Camboya fue nuestro gran descubrimiento. Elegimos uno de los enclaves más turísticos: los templos de Angkor, la mayor construcción religiosa del mundo gran parte de la cual está comida por la selva.

Angkor alberga decenas de templos piramidales con motivos hinduistas; entre ellos sobresalen enormes raíces de árboles que se confunden con la piedra.

 El paisaje nos sobrecogió por su belleza. Íbamos en bicicleta a través de carreteras abiertas en la selva. Así llegamos al escenario más bonito que,  hasta entonces, al menos yo, había visto: un majestuoso lago donde se refleja la sombra del bosque y al fondo del cual se yergue un templo enorme de piedra,  con torres redondeadas cubiertas de musgos y líquenes.

No puedo elegir entre todo lo que he visto en este viaje pero sí puedo decir  que me costará encontrar un lugar en el mundo donde los monumentos convivan de  forma tan armónica con la naturaleza,  es más, donde se fundan y donde los templos parezca que hayan nacido de la tierra.

 

NONG KIAU (LAOS)

He de reconocer que la llegada a Nong Kiau desde Luang Prabang fue una especie de suplicio: muchas horas sentadas en una barca sin apenas espacio para estirar mínimamente las piernas. Sin embargo, mereció la pena el incómodo viaje lo largo del Mekong.  Durante ese tiempo  discurrimos por un río manso,  enmarcado por altas montañas, unas frondosas, otras más decrépitas y de escarpadas cumbres. Un paisaje precioso que podría haber disfrutado durante una o dos horas, fueron más de siete. Y es que hay que tener en cuenta que en todos estos países el tiempo en llegar a cualquier lado, indistintamente de los kilómetros, es siempre mucho, demasiado.  De hecho, la media de nuestros  viajes en tren o autobús, fue de 15 horas.

Cuando llegamos a Nong Kiau nos encontramos con un pueblo precioso dividido en dos partes por un gran puente: el pueblo verdadero, el de los locales, con casas viejas y comercios grises, y  el que alojaba a los mochileros, básicamente hecho de bungalós y anuncios de actividades multiaventuras.

laos

Tras un paseo por el sitio, preparamos una ruta guiada para el día siguiente.

Comenzamos la ruta por una pequeña aldea, seguimos por  riachuelos a través del bosque y subimos pequeñas cascadas; todo ello acompañadas de  sanguijuelas que nos comían los pies y las piernas. Rosa se bastó consigo misma para quitárselas, yo me tomé la libertad de parar a nuestro guía cada vez que sentía estas pequeñas babosas en mi piel. Así fue como hicimos amistad con…nunca aprendimos su nombre. Fue una ruta genial a pesar de estos pequeños percances. Allí mi amiga Rosa hizo una de sus mejores fotos a una niña de mirada entre extrañada y triste, una niña que conocimos  en una cabaña  que nos sorprendió en medio del campo.

Podría seguir contando cosas, los dos meses nos dieron para mucho: elefantes absorbiendo nuestra mejilla en un parque natural de Chaing Mai (Tailandia), relax en una isla de 25 km cuadrados repleta de escuelas de buceo (Koh Tao), peligrosas rutas en moto… Todo fue increíble, me cuesta seleccionar imágenes, pero cuando pienso en este viaje, no sé por qué,  lo  que primero se me viene a la cabeza son niños en aldeas perdidas entre montañas que vienen hacia nosotras a sonreírnos y a pedirnos fotos.

Compartir este post

Repost0
10 octubre 2012 3 10 /10 /octubre /2012 10:10

Os quiero hablar de mi viaje con Rosa al Sudeste asiático: Tailandia, Laos y Camboya. Podría empezar a hablar minuciosamente de todo, pero solo daré un aperitivo  de mis mejores experiencias y de aquellos lugares que más idílicos me parecieron, de aquellos que por un motivo u otro se metieron en mi mente y ocuparon un lugar que nunca van a abandonar.

 

BANGKOK

bangkok.jpgLo primero que me llamó la atención de Bangkok, cuando aterrizamos en esta asfixiante ciudad, fue su capacidad de potenciar todos los sentidos. Por doquier hay mercadillos multicolores de todo un poco, puestos de comida donde los olores se confunden y se funden hasta sugerir algo, una mezcla de pescado y sopa, sonidos de transportes que inundan las carreteras, calles sucias donde se adivinan ratas y cucarachas… pero sobre todo, hay vida. Y es que este es el encanto de  Bangkok, que está lleno de vida, de comercios, de personas y de cachivaches hasta el punto de lo recargado. Sus templos son preciosos, es cierto, pero lo que al menos a mí me impresionó fue el dinamismo de una ciudad enorme que te atrapa con sus dimensiones de megalópolis y que te hace pensar que no tienes escapatoria.

 

PHON PI SAI

niñosPhon Pi Sai es una ciudad situada en la región Isaan, al noreste de Tailandia, una de las zonas menos turísticas del país. Dicha región vive del cultivo de arroz y de la pesca en el río Mekongk.  Mis recuerdos más bonitos de nuestra estancia en este pedazo de mundo, fueron las clases a los alumnos del colegio público Bangkok, recibir sus abrazos y sus besos y aprender cómo funciona la educación en este país que hasta entonces nos parecía tan extraño.  

Aunque lo mejor de este lugar, sin duda son sus niños, cogiendo la bici se descubren caminos preciosos bordeados de cientos de árboles de bambú, que oscurecen  con sus ramas, por un rato, el sendero hasta hacerte aparecer en vastas llanuras de arrozales. 

Las montañas quedan muy lejos por aquí, pero el color  de los campos de arroz y del Mekonk se te incrusta en la retina y te pinta los ojos de verde.

 

Próximamente... Camboya y Laos.

Compartir este post

Repost0
17 mayo 2012 4 17 /05 /mayo /2012 10:20

Tal vez al leer el título de este artículo más de uno haya podido pensar que Brasil es mi próximo destino vacacional. ¡Ya me gustaría! Voy a escribir sobre Río de Janeiro porque hace unos días vi un reportaje que me pareció muy interesante. Mientras leéis, os contagiaré el “buen rollo” de este país a través de una canción que podéis escuchar pinchando aquí. ¿No os entran ganas de poneros el bañador?

En enero de 1502 el navegante portugués Gaspar de Lemos llegó a esta bahía a la que llamó Río de Enero, en portugués Río de Janeiro. Actualmente, la ciudad tiene más de seis millones de habitantes y en ella podemos visitar una de las siete Maravillas del Mundo Moderno, el Cristo Redentor, una gran estatua con brazos abiertos que vigila a su pueblo desde lo alto del cerro Corcovado.

Si os parece grande Central Park (Manhattan), multiplicad sus hectáreas por mil y tendréis como resultado el bosque urbano más grande del mundo, el Parque Nacional de Tijuca, que supone el pulmón de una urbe muy contaminada.

Si os dais un bañito en las famosas playas de Copacabana e Ipanema podréis comprobar la importancia que le dan los cariocas (gentilicio de la ciudad) al culto al cuerpo. Paseando por la arena blanca no se ve ni un gramo de celulitis ni tampoco un solo michelín. Incluso hay gimnasios al aire libre junto al mar.

No te vayas de Río sin dar un paseo en helicóptero; viaje que te mostrará los contrastes de una ciudad en la que mientras unos toman el sol, otros viven en favelas. Brasil es un país emergente que aún tiene señales de su pasado humilde, como es el caso de estas barriadas. Probablemente hayáis escuchado en los medios de comunicación durante los últimos meses una noticia desoladora para los amantes de la naturaleza, y es que este Gobierno se está planteando autorizar a la industria de la madera a talar miles de kilómetros cuadrados del Amazonas, una extensión mayor que la de un país como Suiza. Como sabéis, los árboles limpian el aire, por lo que si desaparecen todas las plantas de este terreno estaremos añadiendo a la atmósfera cerca de treinta gigatoneladas de CO2. Esperemos que recapaciten y que conserven un lugar tan hermoso como este.

Ya que me he quedado con las ganas de ir a las Olimpiadas de Londres 2012, ¡ojalá pueda ir a las de Río de Janeiro 2016!

Compartir este post

Repost0

Presentación

Cuando viajo siempre llevo conmigo papel y lápiz. Me gusta tomar nota de los monumentos que visito, los restaurantes en los que como y las anécdotas que me suceden. Es una gran satisfacción abrir un cajón años después buscando otra cosa, encontrar por casualidad una libreta de unas vacaciones pasadas y revivir cosas que de no haber sido plasmadas por escrito sería incapaz de recordar.

 

Una idea me ronda en la cabeza desde hace tiempo: escribir un blog sobre viajes para compartir mis anotaciones con los demás. Por ese motivo nace este espacio, donde hablaré no sólo de los destinos que conozco, sino también de los que me gustaría conocer. Bienvenidos.

 

Un saludo,

Ana.

 

Categorías