Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
29 agosto 2017 2 29 /08 /agosto /2017 16:05

Este verano he hecho mi primer crucero y creo que es algo que hay que probar al menos una vez en la vida. Como viajera puedo encontrar pros y contras: he tenido la oportunidad de visitar siete países en pocos días, pero no me ha dado tiempo a profundizar en la cultura local porque son excursiones exprés, a la carrera. No obstante, la experiencia en el barco ha sido divertida y repetiría encantada. Concretamente he viajado por el mar Báltico y hoy voy a hablaros de Tallin, la capital de Estonia.

 

Consultando un plano junto a la muralla de Tallin.

Consultando un plano junto a la muralla de Tallin.

TRANSPORTE EN TALLIN:

Al llegar al puerto de Tallin cogí un autobús Hop on – hop off, que hace una ruta por la ciudad y te permite subir y bajar del autocar tantas veces como quieras. He de decir que en otras capitales más grandes sí merece la pena usar este bus turístico, pero en Tallin no, porque el casco antiguo se puede recorrer a pie. Así que me arrepentí de haber comprado el tique, aunque al menos me sirvió para ahorrarme las cuestas que llevan hasta Toompea, la parte alta de la zona monumentalOtros pasajeros del crucero me comentaron que ellos habían optado por un taxi-bici tipo tuc tuc (no olvidéis preguntar el precio al taxista antes de montar) y después habían realizado un free tourMe pareció muy buena idea y lamenté que a mí no se me hubiera ocurrido. Precisamente por eso os doy estos consejos, para que podáis organizaros mejor.

 

QUÉ VER EN TALLIN:

 

El principal atractivo de Tallin es la ciudad vieja (Vanalinn), construida del siglo XV al XVIII y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Castillo que domina la colina de Toompea.

Castillo que domina la colina de Toompea.

La zona alta de esta ciudadela medieval se denomina Toompea. Tras tomar una buena foto desde sus miradores podemos visitar la catedral ortodoxa de Alejandro Nevski, cuyas cúpulas en forma de cebolla recuerdan a las iglesias rusas. Justo al lado está el Parlamento nacional, un edificio grande pero sencillo con una fachada pintada de color rosa. A pocos metros se alza la sobria catedral de Santa María (Toomkirik), decorada en su interior con los escudos de las familias nobles de aquella época.

Cúpulas de la catedral ortodoxa.

Cúpulas de la catedral ortodoxa.

Desde Toompea se puede acceder a la zona amurallada e ir descendiendo las calles hasta la Plaza del Ayuntamiento (Raekoja Plats). A pesar de que chispeaba, en la plaza encontré mucho ambiente. Las terrazas estaban llenas y había gente disfrazada con trajes medievales. El ayuntamiento luce una veleta llamada Viejo Tomás (Vana Toomas). Representa la figura de un soldado medieval y se ha convertido en un símbolo de la ciudad. En una de las esquinas de la plaza se halla la farmacia más antigua de Europa, hoy en día convertida en parafarmacia, tienda de souvenirs y cafetería.

La plaza, muy animada.

La plaza, muy animada.

En la parte baja de la ciudad vieja visité la Iglesia de San Olaf (sí, se llama como el muñeco de nieve de la película Frozen jeje), que en la Edad Media era el edificio más alto de Europa. ¡Su campanario me pareció altísimo!

Iglesia de San Olaf.

Iglesia de San Olaf.

Siguiendo por la calle Pikk, donde antaño se ubicaban diferentes gremios comerciales, llegué hasta una torre ancha y chata denominada Margarita la Gorda, habilitada como museo marítimo (al cual no entré). Esta torre supone una de las puertas de entrada o salida al casco antiguo.

Torre de Margarita la Gorda

Torre de Margarita la Gorda

Hay bastantes tramos de la muralla que se pueden visitar. Incluso hay algunos bares en ella, a los que se sube por empinadas escaleras de caracol.

Muralla en la que me tomé una coca cola.

Muralla en la que me tomé una coca cola.

La ciudad moderna consta de varias avenidas repletas de edificios de negocios. Las empresas locales están apostando por las nuevas tecnologías de comunicación. De hecho, en Tallin nació el programa de videoconferencias Skype. Si solo vas a pasar un día en la capital de Estonia puedes saltarte esta parte de la ciudad.

 

PRODUCTOS TÍPICOS DE TALLIN:

 

Las calles intramuros suponen un buen lugar para comprar productos típicos porque hay muchos puestos de artesanía. La moneda del país es el euro, una ventaja para saber si los tenderos tienen buenos precios o son caros. Observé que principalmente venden piezas de madera tallada, unas bufandas enormes tejidas a mano y también frutos secos con azúcar. En el barco me habían comentado que en la época comunista no se importaba cacao en la Unión Soviética y por ese motivo en esta zona inventaron un sucedáneo del chocolate llamado Kamatahvel, hecho con pasta de guisantes y otros ingredientes. Pregunté a varios lugareños por el producto y la verdad es que pusieron cara rara, como si no les sonase. Finalmente lo encontré en un supermercado y sinceramente no es el mejor dulce que haya probado en mi vida, pero siempre me gusta conocer estas curiosidades sobre las ciudades que visito.

Sucedáneo de chocolate llamado Kamatahvel.

Sucedáneo de chocolate llamado Kamatahvel.

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Europa
Comenta este artículo
9 noviembre 2015 1 09 /11 /noviembre /2015 08:41

¡He vuelto! Tras varios meses de baja por enfermedad he vuelto a viajar, he vuelto a escribir, he vuelto a ser yo. Mi primer destino después de este parón ha sido Londres, una ciudad de la que os hablé recién inaugurado mi blog. Hoy comparto con vosotros algunos consejos para viajar a la capital inglesa.

El Parlamento y el Big Ben, bajo el típico cielo nublado de Londres.

El Parlamento y el Big Ben, bajo el típico cielo nublado de Londres.

Entradas a los museos y monumentos:

Una de las cosas que más me fascina de Londres es que la entrada a los museos es gratis. Eso sí, recuerda que cierran a las 17:30h, así que no dejes la visita para última hora del día. Te recomiendo ver:

  • Museo Británico: su pieza estrella es la Piedra Rosetta, gracias a la cual se pudieron descifrar los jeroglíficos egipcios. También encontrarás momias, esfinges y diversos tesoros arqueológicos procedentes de los cinco continentes.
  • Galería Nacional: acoge cuadros de Velázquez, El Greco y otros ilustres pintores.
  • Museo de Historia Natural: en él podrás ver esqueletos de dinosaurios, fósiles e interesantes explicaciones sobre la vida en el planeta Tierra.

En determinados monumentos sí hay que pagar entrada. Por ejemplo en el castillo conocido como la Torre de Londres, junto al río Támesis. Si pides una entrada normal te cobrarán 24,50 libras. Ese precio incluye una “donación voluntaria”. Para ahorrarte un par de libras pide explícitamente una entrada sin donación.

 

Gastronomía:

Londres es una ciudad bulliciosa con un ritmo de vida rápido. Por eso está implantada la cultura de comer en la calle, to take away. El plato típico es fish and chips, pescado rebozado con patatas fritas.

Hay muchos puestos callejeros de pescado con patatas.

Hay muchos puestos callejeros de pescado con patatas.

Alojamiento:

Los hoteles londinenses no son ni buenos, ni bonitos ni baratos. Si quieres una habitación económica es posible que el cuarto de baño sea compartido, o que el suelo tenga una moqueta que pide a gritos el paso de una aspiradora. Yo me alojé en el hotel Peckham Lodge, que comparado con los hoteles españoles no es barato, pero es de lo mejor que se puede encontrar en Londres, ya que tiene cuarto de baño privado. En la misma calle del hotel puedes coger el autobús número 12, que en media hora te lleva al centro de la ciudad.

Transporte:

Las compañías aéreas de bajo coste suelen aterrizar en el aeropuerto de Stansted. Para trasladarte desde allí hasta el centro de la ciudad puedes tomar un tren que cuesta aproximadamente 20 libras y tarda unos 45 minutos, o bien un autobús de la compañía Terravision, que cuesta 6 libras pero tarda una eternidad.

Para moverte en metro o autobús urbano puedes adquirir una Oyster Card. Se pagan 5 libras de fianza por ella, dinero que te devuelven cuando ya no vas a usarla más. Esta tarjeta se puede ir recargando en las máquinas que encontrarás en las estaciones de metro. Con ella el billete sencillo sale algo más barato. No olvides “picar” la tarjeta tanto al entrar como al salir del metro. En el caso del autobús, solo debes pasar la tarjeta por el lector al subir, no es necesario volver a pasarla cuando bajes. Por cierto, si usas el transporte público en hora punta es más caro y además hay mucho tráfico, así que úsalo a partir de las 9:30h de la mañana para ahorrar tiempo y dinero.

Tarjeta recargable.

Tarjeta recargable.

Parques:

Entre el tráfico y el ritmo frenético de la urbe destaca la tranquilidad de los enormes parques londinenses, como por ejemplo Hyde Park, donde puedes dar de comer a las ardillas y los cisnes o hacerte una foto en la estatua de Peter Pan.

 

Lago de Hyde Park.

Lago de Hyde Park.

Adaptador para enchufes:

Los enchufes ingleses son diferentes a los nuestros. Para cargar la batería de tu móvil, cámara de fotos, etc. no olvides llevar un adaptador. Puedes comprarlo en las tiendas de los aeropuertos, pero te saldrá más barato en cualquier ferretería. A mí me costó 2€.

 

Adaptador para enchufe de tres tomas.

Adaptador para enchufe de tres tomas.

Todavía debo tomarme con calma los viajes, ya que sigo recuperándome de mi enfermedad, pero espero poder contaros nuevas historias muy pronto.

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Europa
Comenta este artículo
23 diciembre 2014 2 23 /12 /diciembre /2014 09:45

Si soléis leer mi blog, sabréis que soy una apasionada de Portugal. En el puente de diciembre visité Oporto, la segunda ciudad más grande del país vecino, un lugar en el que podéis encontrar desde ropa tendida en cualquier sitio hasta edificios modernistas.

Ropa tendida en el casco antiguo.

Ropa tendida en el casco antiguo.

Oporto se ubica en la desembocadura del río Duero. Aunque no se ve el mar, el graznido de las gaviotas delata su proximidad. Las fachadas de las casas, estrechas y coloridas, me recordaron a Gante (Bélgica). Oporto es una ciudad muy europea. Años atrás cayó en decadencia y muchos edificios están abandonados, pero ahora está resurgiendo gracias a un plan de modernización.

Vista de Oporto.

Vista de Oporto.

En Oporto, un total de seis puentes cruzan sobre el río Duero. Entre ellos destacan el de María Pía, diseñado por Eiffel (el de la torre parisina) y el de Luis I, diseñado por Seyrig (discípulo del anterior). En este caso, el alumno ganó al maestro, ya que por el primer puente sólo cruzaba el ferrocarril y hoy en día está en desuso, mientras que por el segundo siguen cruzando a diario peatones, coches y trenes.

Puente de Luis I.

Puente de Luis I.

En la orilla de enfrente se encuentra el municipio de Vila Nova de Gaia, donde se pueden visitar las bodegas de vino de Oporto: Sandeman, Calem, Croft…

 

Cata de vino.

Cata de vino.

Yo degusté un par de copas en la bodega Quevedo, ¡me llevé la sorpresa de que el ticket de teleférico al que subí  incluía una cata de regalo!

El teleférico visto desde una calle de Vila Nova de Gaia.

El teleférico visto desde una calle de Vila Nova de Gaia.

En Oporto es costumbre decorar las fachadas con azulejos de color blanco y azul. Así sucede en la catedral, en varias iglesias y en la estación de tren.

Iglesia de Oporto.

Iglesia de Oporto.

Entre tantos edificios antiguos destaca uno muy moderno, el Palacio de la Música, muy fotografiado por arquitectos de todo el mundo.

 

El Palacio de la Música, donde se celebran conciertos.

El Palacio de la Música, donde se celebran conciertos.

La autora de Harry Potter, J.K. Rowling, vivió en esta ciudad mientras trabajaba como profesora de inglés. Apasionada de la literatura, solía visitar la librería Lello e Irmão. De hecho, la biblioteca del colegio Hogwarts está inspirada en este lugar, cuyas originales escaleras se mantienen en pie como por arte de magia, con escasos puntos de apoyo. Está prohibido hacer fotos en el interior de la tienda, así que esta imagen he tenido que buscarla en internet (las demás fotos del artículo son mías).

 

Escaleras de la pequeña librería Tello e Irmao.

Escaleras de la pequeña librería Tello e Irmao.

Me despido haciendo una recomendación gastronómica: el sándwich llamado francesinha, que lleva salchichas, carne, queso y salsa ligeramente picante. El mejor local de Oporto para probar el plato típico es La Picota, en la Plaza de San Domingos. 

Francesinha.

Francesinha.

¡Espero que el año 2015 nos traiga muchos viajes!

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Europa
Comenta este artículo
2 octubre 2014 4 02 /10 /octubre /2014 09:11
Visitar Pisa en 24 horas

Después de trabajar julio y agosto, en septiembre he disfrutado de unas merecidas vacaciones y he viajado a Roma, Florencia y Pisa. En un principio, esta última localidad no entraba en mis planes, pero vi que estaba cerca de Florencia y el regreso a Madrid desde el aeropuerto de Pisa era muy económico, por lo que decidí que sería una “ciudad-dormitorio” para pasar la última noche de mi viaje, levantarme y coger el avión. Y lo cierto es que le encontré mucho encanto a esa ciudad de paso.

Pisa está atravesada por el río Arno y en sus orillas las viviendas lucen coloridas fachadas.

Una de las cosas que más me gustó de Pisa fue su ambiente universitario. Los negocios locales están orientados a este sector y por eso abundan las lavanderías, copisterías e inmobiliarias de alquiler de pisos. Por las calles se escuchan diferentes idiomas, y no me refiero a los turistas, sino a los estudiantes Erasmus. En una de las fotos de abajo podéis ver la Plaza del Cavalieri, donde se sitúan algunas de las muchas Facultades que hay en esta pequeña localidad de la Toscana italiana.

Por supuesto, su monumento estrella es la Torre Inclinada, que se construyó en el siglo XII como campanario de la cercana Catedral. La entrada conjunta a estos dos espacios cuesta 18€, es un poco cara, pero disfruté subiendo los casi trescientos escalones en espiral que te llevan a lo alto de la torre, donde sentirás perfectamente la inclinación de la misma y apreciarás unas buenas vistas a la Catedral y al Baptisterio.

Es divertido ver a todos los turistas haciéndose la misma foto, “sujetando” la torre que comenzó a inclinarse desde el primer año de su construcción debido a la inestabilidad del terreno. Hace unos años estuvo cerrada al público para realizar obras que frenasen su caída, y de nuevo se ha abierto para dejar subir a un grupo de visitantes cada quince minutos (una buena recaudación económica para el Ayuntamiento).

Si buscas alojamiento en Pisa te recomiendo el camping Torre Pendente. Los bungalós cuestan 45€/noche y en 10 minutos caminando llegas al centro de la ciudad. Ciao!

1) Plaza del Cavalieri. 2) Catedral y Baptisterio vistos desde la Torre. 3) Río Arno a su paso por Pisa.
1) Plaza del Cavalieri. 2) Catedral y Baptisterio vistos desde la Torre. 3) Río Arno a su paso por Pisa.
1) Plaza del Cavalieri. 2) Catedral y Baptisterio vistos desde la Torre. 3) Río Arno a su paso por Pisa.

1) Plaza del Cavalieri. 2) Catedral y Baptisterio vistos desde la Torre. 3) Río Arno a su paso por Pisa.

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Europa
Comenta este artículo
15 abril 2014 2 15 /04 /abril /2014 12:08

Las villas de Toulouse, Carcassonne y Foix se encuentran a una hora de distancia entre sí, formando un triángulo al sur de Francia. Suele ser habitual compaginar la triple visita, y eso es lo que yo hice en el mes de febrero, aunque hasta ahora sólo os había hablado de la “ciudad rosa” y no había tenido tiempo de escribir sobre Carcassonne, Patrimonio de la Humanidad.

Carcassonne_Castillo.jpg

A muchos os sonará porque da nombre a un juego de mesa en el que se unen fichas para construir estratégicamente praderas, caminos y murallas. Estas murallas son precisamente la seña de identidad de una ciudad testigo de múltiples batallas. A lo largo de la historia, Carcassonne ha sido española, independiente y francesa. Unos y otros se la disputaban debido a su enclave estratégico entre los dos países, además de ser una zona de montaña cercana al mar Mediterráneo.

Carcassonne_murallas.jpg

Cada vez que un pueblo tomaba Carcassonne, construía un nuevo tramo de muralla. Los atacantes lo tenían difícil, pues la fortaleza es doble. Muchos desertaban desmoralizados al ver que tras conseguir pasar la primera barrera, les quedaba una segunda por alcanzar. Desmoralizadas se retiraron también las tropas de Carlomagno en el siglo IX. Cuenta la leyenda que el emperador rodeó la ciudad atrapando en su interior a los habitantes, con la idea de que éstos se rindiesen ante la falta de agua y alimento. La Dama de Carcás, viuda del rey Ballak, defendió a los suyos sin llegar a la violencia, usando simplemente su inteligencia. Algunos pensaron que estaba loca cuando ordenó que el último saco de cereales que quedaba en la ciudad fuese a parar al estómago de un cochinillo. La cosa no quedó ahí, sino que pidió que arrojasen el cerdo por la muralla. Las tropas de Carlomagno vieron al animal muerto con la barriga llena y creyeron que los enemigos nunca se rendirían porque tenían alimento de sobra, incluso para desperdiciarlo de esa manera. La villa se salvó y comenzaron a repicar las campanas. De ahí el nombre de “Carcás suena”, Carcassonne. En el castillo podemos ver una escultura que rinde homenaje a la Dama de Carcas. La figura original se encuentra en el interior, desgastada por el paso de los años, mientras que en la entrada han tallado una réplica.

Carcassonne_Dama.jpg

En la Edad Media Carcassonne fue refugio de los cátaros. Esta religión creía en la reencarnación, y por ese motivo no comían carne. Además cuestionaban la virginidad de María y defendían la austeridad frente a la ostentación del catolicismo. Por ese motivo fueron considerados herejes y perseguidos en las cruzadas, hasta ser expulsados de Francia.

Tras diversas batallas, Carcassonne perdió el interés de las tropas en el siglo XVII. A partir de entonces la ciudad creció en la zona extramuros. La población robó piedras de la muralla para construir sus viviendas y el casco histórico se deterioró. Afortunadamente, en el siglo XIX se llevó a cabo una labor de rehabilitación gracias a la cual Carcassonne es hoy en día Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Europa
Comenta este artículo
18 marzo 2014 2 18 /03 /marzo /2014 09:51

Toulouse está condenada a sufrir odiosas comparaciones con París y con otras ciudades francesas. Creo que ese era el motivo por el cual entre mis compañeros de viaje escuché varias veces la frase “me esperaba que fuese más bonito”. No es una ciudad fea, ni mucho menos, aunque es cierto que no se puede equiparar con París, Estrasburgo, Versalles, etc. Francia tiene lugares tan hermosos que estamos mal acostumbrados y le exigimos mucho.

Pero no menospreciemos Toulouse, donde podemos visitar muchas cosas interesantes. Es conocida como la “ciudad rosa” porque los edificios principales están construidos con ladrillo visto. La piedra era escasa en la zona, además de ser más cara y difícil de transportar, así que incluso la enorme Catedral de Saint Étienne se levantó usando principalmente ladrillos (les briques, en francés).

DSC01065.JPG

¿Qué vi en Toulouse?

La Basílica de Saint Sernin, que es una etapa del Camino de Santiago y se encuentra al final de la Calle Toro. La calle recibe este nombre porque se dice que San Sernin fue martirizado siendo arrastrado por un toro a lo largo de esta vía. Los domingos, alrededor de la basílica se monta un gran mercadillo en el que me compré el libro de Oliver Twist en francés (de segunda mano y por dos euros) para estudiar un poquito el idioma.

basilicaSS.jpg

La Plaza del Capitolio, centro neurálgico de Toulouse. Bajo los arcos de la plaza encontraréis muchos restaurantes para probar los platos típicos de la zona. El Ayuntamiento o Capitolio también está construido con ladrillos y se puede visitar gratis su interior. Hay cuadros puntillistas muy bonitos en las salas en las que se celebran las bodas civiles.

DSC01024.JPG

El Convento de los Jacobinos, que sinceramente no tiene nada de especial salvo un espejo en el suelo de la capilla en el que se refleja todo el techo, dando la sensación de que te estás asomando a un pozo cuando en realidad no hay profundidad, es un espejo plano.

El Jardín Japonés, que es una pequeña zona dentro de un gran parque. Me decepcionó; pensaba que iba a ser más espectacular.

P1040498.JPG

El Día de la Violeta, la flor típica de la zona. Mi estancia en la ciudad (del 1 al 3 de febrero) coincidió con una feria en la que se vendía chocolate de violeta, mermelada, caramelos, velas… ¡Incluso eligieron a “Miss Violeta”! La Plaza del Capitolio estaba preciosa con la decoración que pusieron para la ocasión. El resto del año se venden productos de violeta en las tiendas de souvenirs y en las pastelerías.

DSC01027.JPG

Tiendas de rugby. Los vecinos de Toulouse son forofos del rugby porque su equipo, el Stade Toulousain, tiene mucho prestigio. Podéis comprar su camiseta roja y negra en las tiendas oficiales.

P1040448.JPG

Airbus, la atracción estrella de la ciudad. La fábrica de aviones organiza visitas guiadas para grupos. Es imprescindible reservar con antelación.

Los ríos y puentes, que en mi opinión son elementos que aportan majestuosidad a las ciudades. Toulouse está atravesada por el Garona y por el Canal del Mediodía.

garona.jpg

Una curiosidad sobre Toulouse es que los nombres de las calles están escritos tanto en francés como en occitano, un dialecto del sur de Francia que es muy parecido al catalán.

Recomendación: no reservéis vuestro hotel en el barrio de la estación de tren, no es buena zona.

Cerca de la ciudad rosa encontramos la villa de Carcassonne, de la que os hablaré más adelante porque es espectacular. Au revoir mes amis! 

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Europa
Comenta este artículo
25 febrero 2014 2 25 /02 /febrero /2014 13:09

El Canal del Mediodía (canal du Midi en francés) es una gran obra de ingeniería que se construyó en el siglo XVII para unir el río Garona de Touoluse con el mar Mediterráneo. Antiguamente, los barcos que iban del este al oeste de Francia debían bordear España y realizar una larga travesía. Gracias a la creación del canal, Francia es navegable desde el Atlántico hasta el Mediterráneo.

Midi.jpg

Hoy en día las mercancías se suelen transportar por carretera, así que el canal tiene un uso principalmente turístico, a través de pequeños cruceros. También hay barcos amarrados de manera permanente a la orilla. Algunos se usan como restaurantes y otros incluso como viviendas. A lo largo de su ribera hay plantados más de 40.000 árboles plataneros y el canal está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

canal-du-midi-3.jpg

Como estuve en Toulose en el mes de enero y unos días antes había habido inundaciones, el canal estaba cerrado al turismo. Por eso la foto anterior la he tomado de la web fotosimagenes.org 

Yo me encontré el río Garona así, desbordado y con embarcaciones hundidas:

P1040525.JPG

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Europa
Comenta este artículo
20 febrero 2014 4 20 /02 /febrero /2014 14:25

He pasado unos días al sur de Francia, concretamente en Toulouse. En esta zona se da una dieta mediterránea. El clima, la fertilidad de la tierra y la tradición agrícola y ganadera permiten que haya una gran variedad de productos, todos ellos de calidad.

La carne típica es el pato, canard en francés. Además de obtener de él el famoso foie, también lo cocinan en distintas recetas. A mí me lo sirvieron con tallarines y verduritas.

Otro producto famoso es la salchicha.

salchicha.jpg

El cassoulet es el equivalente a nuestra fabada. Se trata de un contundente caldo con judías blancas acompañadas de pato y salchicha. Me encanta probar los platos típicos de cada sitio, pero en este caso hice una excepción (¡odio las legumbres!).

cassoulet.JPG

La flor típica de Toulouse es la violeta. Según nos contó la guía, cuando los soldados franceses estuvieron en Italia conocieron esta flor que se cultivaba en Parma. A su regreso, muchos de ellos llevaron ramilletes a sus amadas y desde entonces comenzó a plantarse en esta zona. Con la violeta se elaboran productos artesanales, como chocolate, caramelos o mermelada.

violeta.jpg

 

También se cultiva una flor que ellos llaman pastel, que no es comestible pero sirve para hacer el tinte azul que se usa en los tejidos. Al haber ido en invierno el campo aún no había florecido. ¡Debe ser precioso ir en primavera y ver el margen de la carretera de color azul y violeta!

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Europa
Comenta este artículo
2 octubre 2013 3 02 /10 /octubre /2013 14:28

P1040431Por fin lo hemos conseguido: mis primas y yo nos hemos puesto de acuerdo para hacer una escapada. El lugar elegido ha sido Marvao, un pueblo portugués que está a quince minutos de la frontera con la provincia de Cáceres, a la altura de Valencia de Alcántara.

Nos alojamos en un Bed & Breakfast que se llama Estalagem. El dueño es de lo más amable y todas las habitaciones tienen decoración rural, con suelos y techos de madera. Me pareció muy barato, 65€ una habitación triple con desayuno incluido.

pisciMarvao.jpgA pesar de haber ido el primer fin de semana de otoño hacía bastante calor y pudimos darnos un chapuzón en la piscina natural de Portagem, a cinco kilómetros de Marvao. Como son pueblecitos muy pequeños que se pueden visitar en un par de horas, recomiendo ir en verano para tener la posibilidad de hacer más actividades, por ejemplo bañarse. También ofertaban paseos a caballo, aunque nosotras no lo hicimos. Y casualmente el día que llegamos había un festival de música dentro del Castillo de Marvao, donde pusieron puestecitos de dulces, bebidas, pulseras, etc. y donde vimos actuar a varios grupos regionales. Según leí, en octubre organizan otro festival islámico, el Al Mossasa, de gastronomía y artesanía. Y en noviembre hacen un homenaje a la castaña.

Esta aldea de casitas blancas protegida por una muralla se ubica en lo alto de una colina a más de 800 metros de altitud. En la imagen de la izquierda podéis verla arriba en la montaña. La foto la hice desde la piscina natural.

Los amables vecinos nos contaron que Marvao parece un barco, por su forma vista desde el cielo y porque de noche sólo hay oscuridad, como en el mar, y las luces de los municipios próximos se asemejan a la costa contemplada desde aguas adentro.

La entrada al Castillo de Marvao cuesta 1,60€ (el día que yo estuve me costó 3€ porque incluía la entrada al festival). Lo primero que vemos al llegar es un pequeño jardín muy bonito. Una vez en su interior encontramos un Aljibe, el patio de Armas, y sobre todo unas espectaculares vistas. El horizonte parece infinito desde esas torres. Por cierto, ¡hay más de un cañón que apunta hacia España! Menos mal que están en desuso y que los portugueses son buena gente.

Cuando regreses a casa puedes hacer una parada en las ruinas romanas de Ammaia, pero seré sincera, no están muy bien conservadas y decepcionan un poco. En la zona también se pueden visitar dólmenes del megalítico.

No olvides probar los riquísimos productos típicos de la Comarca del Alentejo (cuyo nombre significa Alto Tajo): castañas, compotas, paté de aceitunas… ¡y por supuesto el bacalao!

 

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Europa
Comenta este artículo
25 septiembre 2013 3 25 /09 /septiembre /2013 09:19

Llueve en el canal, la corriente enseña el camino hacia el mar… Cada vez que escucho esta canción de Vetusta Morla sobre Copenhague me entran ganas de viajar a la capital danesa. Sin haber estado allí, sé bastante sobre ella, porque mi hermano pasó un año de Erasmus en el país nórdico que vio nacer a Hans Christian Andersen, autor del cuento de La Sirenita. En honor a este escritor encontramos el monumento más famoso de Copenhague, una escultura de bronce que desde hace cien años descansa sobre una roca junto al mar:

La-Sirenita-de-Copenhague-copia-1.jpg

Si no te haces una foto junto a la Sirenita es como si no hubieses ido a Copenhague. Sin embargo hay un barrio de esta ciudad en el que está totalmente prohibido usar la cámara. Se trata de Christiania, una comunidad independiente donde está permitido el consumo de algunas drogas. Yo me lo imagino como una comuna hippie. Por lo visto allí viven cerca de mil personas a las que no les gusta usar el móvil, construyen sus propias viviendas, sus restaurantes son ecológicos… desde luego debe ser un lugar muy peculiar.

En Copenhague la diversión está garantizada con el Parque de Atracciones Tívoli. Su iluminación al anochecer es espectacular. También es muy recomendable tomar un barco turístico para ver la Ópera y la Biblioteca flotantes. Y si tienes tiempo, cruza el puente de Oresund, que va desde Copenhague hasta Malmö uniendo Dinamarca y Suecia.

Seguro que todos conocéis a los soldados londinenses de Buckingham Palace, esos que parecen estatuas porque no mueven ni un dedo aunque les pique terriblemente la nariz. Pues aquí también existe la Guardia Real que vigila el Palacio.

La calle Stroget es la zona comercial peatonal más larga de Europa. Hay muchas tiendas en las que puedes comprar souvenirs (recuerda que no tienen euros sino coronas). Lo más típico es llevarse una figurita de Lego, porque la marca es danesa. De hecho, en Dinamarca existe Legoland, ¡una ciudad hecha con estas piezas!

¿Verdad que os han entrado ganas de visitar esta capital europea de origen vikingo? Podéis localizar un buscador de vuelos y hacer las maletas. ¡Yo lo estoy deseando!

copenhagueCanal.jpg

 

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Europa
Comenta este artículo

Presentación

Cuando viajo siempre llevo conmigo papel y lápiz. Me gusta tomar nota de los monumentos que visito, los restaurantes en los que como y las anécdotas que me suceden. Es una gran satisfacción abrir un cajón años después buscando otra cosa, encontrar por casualidad una libreta de unas vacaciones pasadas y revivir cosas que de no haber sido plasmadas por escrito sería incapaz de recordar.

 

Una idea me ronda en la cabeza desde hace tiempo: escribir un blog sobre viajes para compartir mis anotaciones con los demás. Por ese motivo nace este espacio, donde hablaré no sólo de los destinos que conozco, sino también de los que me gustaría conocer. Bienvenidos.

 

Un saludo,

Ana.

 

Categorías