Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
20 octubre 2011 4 20 /10 /octubre /2011 13:12

Si estás pasando unos días en la costa gaditana puedes completar tu viaje con una visita a Tánger. En el puerto de Tarifa, las agencias ofertan paquetes de 60€/persona que incluyen el trayecto en ferry para cruzar el Estrecho de Gibraltar, un recorrido con guía por la ciudad y una comida para degustar los platos típicos del país. ¡Creo que es una de las excursiones más bonitas que he hecho en mi vida! Recuerdo la ciudad por su luz: fachadas pintadas de blanco, el sol dando a las calles un tono anaranjado, grandes ventanales, cortinas de colores… El libro El tiempo entre costuras describe muy bien esa magia que tiene Marruecos, aunque la historia transcurre en otra ciudad, Tetuán.

En el día que pasé en Tánger me comporté como una buena “guiri” y monté en camello, compré recuerdos en el zoco (que me recordaba a la Alcaicería de Granada), probé el cuscús y fotografié mezquitas y mujeres tapadas desde el pelo hasta los pies.

A diferencia de lo que la gente cree, es un lugar seguro. Bien es cierto que se ve mucha probreza y que no se puede evitar sentir lástima por algunos niños que corren por la calle llamando la atención de los turistas, pero puedes estar tranquilo porque no te van a robar, ya que además de tener unas penas muy estrictas para castigar este delito, allí son conscientes de que el turismo les favorece y no quieren ahuyentarlo.

La pena es que no me dio tiempo a conocer lugares tan hermosos como la Cueva de Hércules, donde la naturaleza da a las rocas la caprichosa forma de un hombre sentado mirando al mar. Dice la leyenda que aquí descansó este personaje mitológico.

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en El Mundo
Comenta este artículo
29 septiembre 2011 4 29 /09 /septiembre /2011 09:17

artesania.jpgOs invito a las fiestas de mi pueblo, Navalmoral de la Mata (Cáceres). A diferencia del resto de Extremadura, no es un pueblo demasiado bonito, pero es muy conocido por sus celebraciones: Carnaval en febrero y San Miguel el último fin de semana de septiembre. Desde hoy hasta el domingo podéis comprar pulseras, bolsos, cuadros y pequeños muebles en la XXI Feria Nacional de Artesanía, organizada por Ondea Marketing. Esta empresa se esfuerza cada año por amenizar el evento y hacerlo atractivo y divertido para todas las edades. En esta edición, el Parque Municipal de Navalmoral, donde tiene lugar la Feria, acogerá un taller de DJ´s y de comics, exhibiciones de soplado de vidrio o de costura de zapatos, y actuaciones musicales, como por ejemplo un chotis madrileño.

Además, el sábado 1 de octubre se celebrará el tradicional Concurso Nacional de Albañilería, donde un arquitecto diseña una pieza que debe ser realizada en un tiempo limitado por las cuadrillas de albañiles que participan.

También tenemos este fin de semana actividades con caballos, atracciones de feria y por supuesto, mucha marcha y ambiente callejero.

 

 

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Extremadura
Comenta este artículo
20 septiembre 2011 2 20 /09 /septiembre /2011 09:16

Día 4: Ciudad de contrastes. ¿Cuál es el perfil del neoyorquino? ¿Hijo de americanos o hijo de chinos, italianos, latinos, africanos…? En esta ciudad conviven juntas pero no revueltas todas estas culturas. Hay barrios en los que la población de origen extranjero predomina sobre la estadounidense.

En Little Italy, las banderas de color verde, blanco y rojo decoran balcones de viviendas y puertas de pizerías. Alguna que otra ventana también luce imágenes de la serie de Los Soprano, cuyas escenas se rodaban con frecuencia en estas calles.

Por su parte, en China Town encontrarás todos los letreros escritos en el idioma oriental. Me pareció muy curioso pasar por un parque y ver a unos 50 ancianos chinos jugando a sus juegos de mesa tradicionales, desconocidos para nosotros. Además, fue la única zona de Nueva York en la que vi pescaderías.

Muy cerca está el barrio del Soho, famoso por sus galerías de arte y su aire bohemio. En estas tres zonas mencionadas hay buenos sitios para comer, elige según tu gusto.

Por la tarde, toma el metro para ver el Ayuntamiento o City Hall, bajándonos en la parada del mismo nombre. Ya que estás allí, prepárate para una buena caminata y cruza el puente de Brooklyn que te lleva desde Manhattan hasta esta otra isla, donde está el gueto de los judíos ortodoxos (que yo no tuve tiempo de ver). Al inicio del trayecto se alquilan bicicletas, pero se puede ir andando sin problema. En la mitad del puente hay un pequeño mirador donde es obligatorio hacerse una foto. Suele haber tenderetes en los que venden camisetas con el eslogan “Yo caminé  el puente.” ¡Y es que son dos kilómetros de paseo! Esa noche, yo cené de nuevo en el Pier 17, que está muy cerca.

 

puente-brooklyn.jpg

 

Día 5: Museos. El Moma, el Metropolitan, el Museo de Historia Natural… la oferta es amplia y puede llevar un día completo. Os voy a contar un truco para pagar una entrada más barata en los dos últimos museos que he mencionado, donde el precio es 25$: decid que vais a hacer una donación de 5$ y a continuación os dejarán pasar sin más preguntas. A mí me dio mucho corte hacerlo, pero finalmente me atreví y me ahorré 20$. En el Moma encontraréis, entre otras cosas, exposiciones vanguardistas; en el Metropolitan, cuadros de Picasso y Miró, así como restos egipcios; en el de Historia Natural, maquetas de dinosaurios a tamaño real.

Tenéis muy cerca Central Park, por lo que podéis pasaros por su zoo, remar en su lago si vais en verano o patinar sobre hielo si vais en invierno.

 

Día 6: Relax. Ya hemos visto los monumentos más importantes y ahora es cuando podemos disfrutar de verdad en Nueva York, aprovechando para asistir a un musical de Broadway o bien a un partido de béisbol. Yo vi a los New York Yankees y lo cierto es que es más divertido observar al público que a los jugadores. La afición no para de animar con canciones y lemas, se emociona con el himno de su país, no para de comer perritos calientes durante el partido… es digno de ver, parece una película americana.

El Ballet de la ciudad se encuentra en la 8ª Avenida, cerca de la Plaza de Colón, conocida como kilómetro cero u ombligo de la ciudad, al ser su centro geográfico. Junto al edificio del Ballet se ofrecen conciertos gratuitos al aire libre en las noches de verano.

En esta zona tenemos una hamburguesería llamada P.J. Clark´s y una pizería llamada Friends and Family, donde se come mucho y bien.

Aprovecha para pasear con tranquilidad por las calles de esta isla, porque si piensas que al día siguiente tienes que marcharte, comenzarás a sentirte nostálgico.

 

Día 7: Bye, bye. Antes de trasladarte al aeropuerto, despídete con buen sabor de boca, ¡desayunando unos huevos fritos con salchichas! Adiós, Nueva York, volveremos a vernos

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en El Mundo
Comenta este artículo
16 septiembre 2011 5 16 /09 /septiembre /2011 09:20

Por fin he conseguido sacar un ratito para escribir y he aquí un post más completo sobre Nueva York, donde os indico cómo planificar una semana en esta ciudad, o para ser más exactos, una semana en la zona de Manhattan. En primer lugar, dividiré la isla como hacen los neoyorquinos, en Uptown, Midtown y Downtown. Así viene indicado en las líneas de metro. Por cierto, recomiendo comprar un bono de una semana para este transporte, porque me parece una forma barata y rápida de llegar a cualquier sitio.

 

Día 1: Uptown. Baja en la parada 116 St de las líneas 2 o 3 para llegar al barrio de Harlem, donde predomina la población negra. Es imprescindible visitarlo en domingo para coincidir con su mercadillo y ya de paso asistir a una misa gospel. Al principio me daba un poco de corte “colarme” en su iglesia sólo para verles cantar, pero descubrí que están acostumbrados a los curiosos, y en el fondo salen ganando porque a la hora de pasar el “cestillo” todos los turistas echan alguna moneda por no resultar descorteses. Me llamó la atención que la misa la conducían mujeres y no había curas, aunque tengo que confesar que llegué bastante tarde y solo vi los últimos 10 minutos, ¡qué pena!

La siguiente parada del día será la catedral de San John el Divino. Creo que los lugareños no se aclaran con el tamaño de esta construcción; en algunos folletos indican que es la más grande de Estados Unidos y en otros llegan a asegurar que es la más grande del Mundo. Lo cierto es que su dimensión es considerable y merece la pena entrar a verla, pero acostumbrada a las catedrales europeas, no me pareció que ésta pudiera conseguir el récord mundial.

En la misma calle encontramos la prestigiosa Universidad de Columbia. Paseando por su campus te haces una idea de lo cara que debe ser la matrícula en cualquiera de sus carreras. El jardín central y los edificios de las diferentes facultades son muy bonitos, especialmente la biblioteca.

Va llegando la hora de comer, podemos pasear calle abajo y después girar a la izquierda para aterrizar en Central Park. Tras la caminata vendrá bien sentarse un ratito en el césped. Puedes comprarte un perrito caliente y comer en plan pic-nic.

Por la tarde hay que aprovechar que el tramo de la 5ª Avenida que pasa junto al parque es conocido como “la milla de los museos”. Podemos comenzar por el Guggenheim y los demás los dejaremos para los siguientes días. Pinchando aquí os dejo información sobre los horarios y los precios de todos los museos que hay en esta calle.

 

Día 2: Downtown. Las líneas 2 y 3 de metro te llevarán hasta la parada de Wall Street. Allí encontramos el imponente edificio de La Bolsa o Stock Exchange, cuya fachada está ocupada por una gran bandera estadounidense, y donde circulan cada día billones de acciones de unas 8.500 empresas diferentes. En su derecha está el primer Parlamento que tuvo el país (actualmente convertido en museo), así como la estatua de George Washington, quien juró su cargo como presidente en este lugar. Con ese ambiente de ejecutivos trajeados a cualquiera que pase por allí le entran ganas de invertir su dinero y probar suerte. Y para dar suerte precisamente está la famosa escultura de bronce del toro, en la calle Broadway (una calle larguísima, por cierto) a su paso por la zona financiera de la ciudad. La tradición dice que si le tocas sus cataplines te harás rico. Yo tuve que hacer cola para fotografiarme con él, porque había más de una decena de turistas haciendo lo mismo.

Andando un poquito más nos topamos con la Zona Cero, donde actualmente se está construyendo un rascacielos que será aún más alto de lo que eran las Torres Gemelas, desbancando también al Empire State Building, que actualmente es el edificio más alto de Nueva York. El espacio donde se ubicaban las torres del atentado está ocupado ahora por dos enormes fuentes en homenaje a las víctimas.

Y al final de la calle, en Battery Park, divisamos en su islote el monumento más famoso del país, la Estatua de la Libertad. Vayas el día que vayas tendrás que esperar pacientemente para comprar el billete de ferry que te lleva hasta ella, pero el fin de semana está demasiado lleno y es mejor acudir un día de diario. El billete se adquiere dentro de una muralla circular llamada  Castle Clinton. Los barcos salen cada 20 minutos o media hora, y pasan por la isla de la estatua y también por la isla de Ellis, donde hay un museo dedicado a los inmigrantes. A partir de octubre de 2011, el interior de la estatua estará cerrado al público por obras. Pero merece la pena ir hasta allí para situarse en su pedestal y mirar hacia arriba. ¡Qué grande es! Eso sí, particularmente, lo que a mí más me gustó fue ver desde la otra orilla la línea de rascacielos de Manhattan:

 

New-York-215.JPG

 

En la foto tenemos a la izqueirda el Empire Estate Building y a la derecha la nueva torre que se está construyendo en la Zona Cero.

Hay un par de restaurantes de comida rápida para comer al pie de la Estatua de la Libertad. Por la tarde, un buen paseo hasta el muelle 17, el que comenté en el post anterior. Os recomiendo cenar las empanadas del restaurante Cabana, que está en la planta alta del centro comercial. Las vistas de noche son muy bonitas desde su terraza.

 

Día 3: Midtown. El corazón de Manhattan es mundialmente famoso por aparecer en cientos de películas y series, como por ejemplo Sexo en Nueva York.

Comenzaremos la jornada subiendo a la planta 86 del Empire State Building, para tener una panorámica de la ciudad a plena luz del día. Desde esa altura se distingue a la perfección el contorno de la isla y se ven los demás condados a lo lejos.

Tras hacer una cuantas fotos, bajamos de nuevo a la calle y recorremos un tramo de la 5ª Avenida hasta llegar a la imponente Biblioteca Pública. Me recordó un poco al Congreso de los Diputados de Madrid, porque también está presidida por un león a cada lado de las escaleras de entrada.

A mano derecha tenemos la Estación Central, escenario de diversos rodajes cinematográficos. Cuando viajo, me gusta observar la forma de vida de quienes habitan el lugar, y una estación es un sitio idóneo para imaginar de dónde vienen o a dónde van esas personas, si toman un tren para ir a trabajar o para alejarse de algo o de alguien, si lo hacen para disfrutar unas vacaciones, para reencontrarse con la familia…

Muy cerca se alza el edificio Chrysler, que es uno de los más bonitos de Nueva York, al menos en mi opinión. La pena es que no se puede visitar por dentro, así que solo disfrutaremos su fachada. ¡Al final de este viaje acabarás con dolor de cuello de tanto mirar los rascacielos!

Después, desandamos lo andado y vamos dejando todo esto a nuestras espaldas, para llegar al cruce entre Broadway y la 7ª Avenida, es decir, Times Square. ¡Tendrás la sensación de estar en Japón con tanto cartel luminoso! En esta zona, transitada a cualquier hora del día, la oferta de entretenimiento es amplia: museo de cera, musicales, cafeterías, tiendas de juguetes que parecen pequeños parques de atracciones, venta de souvenirs…

Procura coger fuerzas en la comida, porque por la tarde hay que recorrer la 5ª Avenida, donde nuestra tarjeta de crédito puede verse gravemente perjudicada ante la presencia de tantas firmas: la joyería Tiffany, de la película Desayuno con Diamantes, Cristian Dior, Channel, Zara, H&M… los escaparates conviven con torres como la de Donald Trump, o con iglesias como la de San Patricio. Cabe destacar el Rockefeller Centre, un complejo de varios edificios de tiendas y oficinas, popular por ubicar en Navidad el árbol que siempre vemos en la televisión, junto a la pista de patinaje sobre hielo. Cuando esté anocheciendo, sube a lo alto del Rockefeller para ver la ciudad iluminada.

 

(Al ser un post tan largo, he de dividirlo en dos, pincha aquí para ver el resto).

 



Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en El Mundo
Comenta este artículo
8 septiembre 2011 4 08 /09 /septiembre /2011 12:15

Estados Unidos es un país tan grande que sus habitantes tienen una percepción de las distancias distinta a la que tenemos nosotros. Si en Nueva York preguntas por Washington, te dirán que está “ahí al lado”, cuando en realidad se tardan más de cuatro horas en llegar. Aún así, yo fui a la capital americana en una excursión de ida y vuelta en un solo día.

Reservar las vacaciones en una agencia de viajes tiene sus ventajas. En primer lugar, cuando llegué al aeropuerto JFK de Nueva York me recogieron y me llevaron al hotel, ahorrándome el gasto del taxi. En segundo lugar, la compañía me ofreció la excursión guiada a Washington por 150 dólares y me pareció que merecía la pena: el autobús te espera en la puerta del hotel y te lleva directamente a los principales monumentos. Si vas por tu cuenta y tienes que trasladarte a la estación de tren, llegar al destino y ponerte a buscar lo que quieres visitar, pierdes demasiado tiempo y no puedes hacerlo en un día.

Washington no me gustó tanto como Nueva York, pero lo considero “visita obligada” por la importancia de sus monumentos, por ejemplo:

 

La Casa Blanca (más pequeña de lo que me esperaba):

 

New-York-299.JPG

 

El Capitolio (Senado estadounidense):

 

New-York-318.JPG

 

Numerosos homenajes a los caídos en la guerra:

 

New-York-258.JPG

 

Además del homenaje a Lincoln, el Obelisco, el cementerio militar donde descansa JFK, el Pentágono, el museo de la Aeronáutica (entrada gratuita) y el edificio del FBI.

 

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en El Mundo
Comenta este artículo
6 septiembre 2011 2 06 /09 /septiembre /2011 11:50

La ciudad de Nueva York, como podéis ver en este mapa, está dividida en cinco condados: 1. Manhattan, 2. Brooklyn, 3. Queens, 4. Bronx (el único que no es una isla) y 5. Staten Island.

  

condados.png

 

La zona más popular es la de Manhattan. De hecho, en mi semana de vacaciones no he tenido tiempo de ver otra cosa. Y es que en esta isla se concentran todos los rincones y rascacielos más famosos de la capital del Mundo; Central Park, Wall Street, Empire State Building…

 

Ante la pregunta de qué es lo que más me ha gustado de Manhattan, no dudo en responder que el embarcadero o “pier 17”, como ellos lo llaman. Es un lugar maravilloso para contemplar una puesta de sol, para cenar y para tomar algo por la noche. Las terrazas de sus numerosos restaurantes ofrecen vistas a los rascacielos, a los barcos amarrados, a la Estatua de la Libertad y al Puente de Brooklyn. ¡Ambiente de pueblo de playa dentro de una gran ciudad!

 

También me ha gustado mucho Central Park. Si yo viviese en Nueva York iría con frecuencia a este parque a montar en bici, a sentarme en el césped para leer o merendar, a ver los animales…

 

Cosas curiosas que me han llamado la atención en la Gran Manzana:

  • En las farmacias se vende comida, tabaco y alcohol.
  • Los judíos están perfectamente integrados en la población. Vigilantes de seguridad, niños con el uniforme del colegio o dependientes de un establecimiento, llevaban un tocado cubriendo su “coronilla”.
  • El metro o Subway es bastante lioso, no tiene ni punto de comparación con el moderno metro de Madrid. Además está muy mal ventilado y hace un calor insoportable.
  • Literalmente, en todas las calles hay un puesto ambulante de perritos calientes. También hay muchos puestos de fruta. Por lo visto, el motivo es que los trabajadores solo tienen 20 minutos para el almuerzo; bajan a la calle, comen algo rápido y regresan enseguida a la oficina.
  • Todos los cuartos de baño que vi (restaurantes, museos…) eran muy cutres, y además, frecuentemente mixtos.
  • En la mayoría de los establecimientos te atienden en español porque hay mucha población latina.
  • No hay contenedores de basura en la calle, sino que a una hora determinada, los vecinos bajan sus bolsas y las dejan en la acera a la espera de que pase el camión a recogerlas.
  • La renta per cápita debe ser alta, puesto que abundan los coches de lujo y las limusinas.
  • Es obligatorio dejar propina en los restaurantes.
  • Me pareció una ciudad bastante segura, ya que hay muchos policías por todas partes.

Seguiré escribiendo sobre NY en los próximos días. ¡Hasta pronto amigos!

 

 

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en El Mundo
Comenta este artículo
1 septiembre 2011 4 01 /09 /septiembre /2011 13:47

Sé que llevo mucho tiempo sin escribir, pero mi viaje a Nueva York se ha prolongado más de lo previsto. Debía haber regresado el sábado 27 de agosto, pero el "huracán Irene" (lo pongo entre comillas porque en NY sólo fueron chubascos) me impidió despegar. La compañía aérea, muy simpática ella, me dijo que ya no podía ubicarme en otro avión hasta el 5 de septiembre. Tras las protestas de todos los españoles que nos quedábamos allí tirados una semana más, sin hotel y con los dólares agotados, conseguimos que fletasen un vuelo para el 31 de agosto, y ya estoy en casita. Ahora mismo estoy muy cansada, ya os contaré mi experiencia próximamente... ¡Un saludo!

 

 

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra
Comenta este artículo
18 agosto 2011 4 18 /08 /agosto /2011 16:36

A dos días de mi viaje a las Américas, ya tengo casi terminada la maleta. Mientras doblaba camisetas y aplastaba objetos para que ocupasen menos espacio, se me ha ocurrido un tema para el blog, y es que desde el punto de vista de mi profesión no he podido pasar por alto cómo el marketing adapta los productos a las necesidades que van naciendo en la sociedad: gel, champú, pasta de dientes... todo en tamaño reducido, incluyendo en su embalaje un dibujito de un avión que indica que la capacidad del líquido que contiene se admite en el equipaje de mano.

 

El resultado de la aplicación de una de las cuatro P´s del marketing (promoción, precio, producto y distribución o placement) es muy mono, porque parece de juguete: 

 

004.JPG

 

Recuerda que en el equipaje de mano se permite llevar un máximo de 1 litro de líquidos distribuido en envases individuales con una capacidad máxima de 100 ml cada uno. A su vez, los botes deben ir dentro de una bolsa de plástico transparente que se pueda cerrar por completo.

 

No creo que el agua sea más peligrosa que el champú, pero incongruentemente está prohibido llevar a bordo el líquido elemento, salvo si lo compras dentro de la zona de embarque.

 

¡Con este post me despido hasta mi regreso de Nueva York!

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Varios
Comenta este artículo
8 agosto 2011 1 08 /08 /agosto /2011 10:44

Después de un año ahorrando, ayer busqué un abrelatas y abrí mi hucha. El dinero que contenía era más o menos el que esperaba, unos 200€, los cuales invertiré en las vacaciones (claro está que también necesitaré tirar de la cartilla). En esta época tan mala que está viviendo el país, es realmente satisfactorio poder disfrutar del dinero que tanto ha costado ganar. ¡Las horas de trabajo tendrán su recompensa! J

 

Dentro de unos días cambiaré mis monedas europeas a dólares americanos. Actualmente, el cambio está fijado aproximadamente en 1,00€ = 1,40$. Es decir, que los 200€ de mi hucha equivalen a 280$.

Me han dicho que en Nueva York la ropa está muy barata y la comida muy cara. Cuando lo compruebe os informaré.

 

Es preferible canjear el dinero en un banco, donde probablemente no te cobren comisión o bien ésta sea muy baja, ya que en los aeropuertos o en las oficinas de change que encontramos en la calle te saldrá menos rentable. Procura avisar con antelación a la entidad bancaria para que dispongan de la cantidad que precisas.

 

En tu viaje recuerda llevar el dinero repartido; de este modo si te roban no lo perderás todo. Por otra parte, guarda los objetos de valor en el equipaje de mano (cámara de fotos, pulseras…), porque estará más vigilado y si te vas a Estados Unidos y el querido personal aéreo manda tu maleta facturada a Singapur no lo lamentarás tanto.

 

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Varios
Comenta este artículo
4 agosto 2011 4 04 /08 /agosto /2011 08:40

Ayer, un miércoles laborable, disfruté como si estuviese de vacaciones. Por la tarde, después de la jornada de trabajo, fui con la familia a Jarandilla de la Vera, a media hora de mi casa. Llevamos las sillas plegables de la playa y cogimos un buen sitio a la sombra, en la orilla de la garganta. El chapuzón fue muy relajante porque el agua estaba muy fresquita.

 

Después disfruté de mi libro, La caída de los gigantes, rodeada de naturaleza y escuchando el sonido del río y de los niños que nadaban. Aunque si no te gusta que haya tanta gente siempre puedes subir piedras arriba y alejarte de las charcas más frecuentadas.

 

La guinda final fue la cena junto al puente, en la terraza del restaurante San Valentín; pulpo y revuelto de trigueros, con un hermoso paisaje de fondo. En pleno mes de agosto corría un aire agradable e incluso llegué a tener un poco de frío. Cuando llegué a casa y me acosté, me arropé y dormí estupendamente después de una tarde tan entretenida.

 

Dicen que bañarse en el río es el turismo de los pobres. No estoy de acuerdo; ¡es una maravilla!

 

 

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en Varios
Comenta este artículo

Presentación

Cuando viajo siempre llevo conmigo papel y lápiz. Me gusta tomar nota de los monumentos que visito, los restaurantes en los que como y las anécdotas que me suceden. Es una gran satisfacción abrir un cajón años después buscando otra cosa, encontrar por casualidad una libreta de unas vacaciones pasadas y revivir cosas que de no haber sido plasmadas por escrito sería incapaz de recordar.

 

Una idea me ronda en la cabeza desde hace tiempo: escribir un blog sobre viajes para compartir mis anotaciones con los demás. Por ese motivo nace este espacio, donde hablaré no sólo de los destinos que conozco, sino también de los que me gustaría conocer. Bienvenidos.

 

Un saludo,

Ana.

 

Categorías