Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 junio 2011 3 15 /06 /junio /2011 08:36

Tal vez mi vínculo sentimental con esta ciudad me haga ser subjetiva a la hora de describirla, pero creo que al margen de tener unos orígenes granaínos, nadie puede resistirse al llamado "embrujo de Granada".

 

Comencemos nuestra visita en el monumento estrella, la Alhambra (que en árabe significa La Roja, por el color rojizo de la arena andaluza que se utilizó en su construcción). La gran afluencia de público hace  imprescindible reservar las entradas con antelación. Podemos llegar hasta allí a pie partiendo desde Plaza Nueva, subiendo por la cuesta de Gomérez y paseando entre los fornidos árboles y los pequeños riachuelos que dan sensación de frescor aunque sea pleno verano. Tras un café en el Parador que encontramos de camino, continuaremos hasta el Palacio de Carlos V. El monarca ordenó levantarlo en el siglo XVI junto a la Alhambra y resulta curioso encontrar en un mismo lugar la arquitectura arábiga y la renacentista. El patio circular del Palacio es impresionante. Por su parte, la Alhambra tiene tres zonas:

·        La Alcazaba, fortaleza militar que albergaba las viviendas de los ciudadanos, sus tiendas y sus baños árabes. Es obligado hacerse una foto en la muralla, con las casas blancas del Albaicín de fondo. Este barrio está en la colina de enfrente, y verás los flashes de las cámaras de los turistas que desde allí fotografían la Alhambra a la vez que desde aquí les enfocamos a ellos con nuestro objetivo.

·        Los Palacios Nazaríes, estancias en las que se alojaron los reyes árabes y Fernando e Isabel los Católicos cuando conquistaron la ciudad. Las fuentes a ras de suelo están diseñadas de tal manera que el agua hace de espejo para reflejar las fachadas y aparentar una mayor magnitud de la construcción. Los grabados de los techos y paredes, con versículos sagrados, son espectaculares. El Patio de los Leones o la habitación de Juana la Loca son algunos de los espacios interiores del palacio.

·        Los Jardines del Generalife: metros y metros de jardín para el recreo de los reyes. Es un lugar precioso y en verano se organizan festivales de música y danza que han contado con artistas de la talla de Sara Baras.

 

Tras esta larga visita que nos ha llenado la vista, es hora de llenar el estómago. Bajamos de nuevo a Plaza Nueva para comer en las Bodegas Castañeda. Recomiendo pedir una “tabla caliente” para compartir (tortilla de patata, croquetas, habas con jamón que son el plato típico de Granada, carne, etc). De postre, un helado cassata en Los Italianos, en la Calle Gran Vía de Colón.

 

Ya que estamos aquí, tenemos delante la Catedral donde descansan los Reyes Católicos, así como la Alcaicería, antiguo zoco árabe de calles angostas que continúa cumpliendo la misma función hoy en día. Podemos merendar en la Plaza de Bibarrambla, que nos ofrece varias cafeterías.

 

Está atardeciendo, es hora de subir al mirador de San Nicolás en el Albaicín para ver la puesta de sol. Simplemente espectacular.

 

Para cenar, ve de “tapeo” por el centro, que te vas a poner las botas.

 

El resto de días que pases en Granada, puedes dedicarlos a visitar el Parque de las Ciencias y su restaurante giratorio elevado, la Plaza de Toros y los pubs que acoge en su interior, el parque de Federico García Lorca, donde se conserva la casa del poeta, el parque del Triunfo con el Hospital Real a sus espaldas, el Palacio de Congresos junto al río Genil, el monasterio de La Cartuja, la calle Elvira con sus teterías… ¡podría estar enunciando cosas durante líneas y líneas! Además… ¿cuántos destinos te ofrecen a la vez playa y montaña? 

Compartir este post

Repost 0
Published by viajealcentrodelatierra - en España
Comenta este artículo

Comentarios

Kqn 06/15/2011 12:36


y ahora con un equipo de fútbol en primera....?


Presentación

Cuando viajo siempre llevo conmigo papel y lápiz. Me gusta tomar nota de los monumentos que visito, los restaurantes en los que como y las anécdotas que me suceden. Es una gran satisfacción abrir un cajón años después buscando otra cosa, encontrar por casualidad una libreta de unas vacaciones pasadas y revivir cosas que de no haber sido plasmadas por escrito sería incapaz de recordar.

 

Una idea me ronda en la cabeza desde hace tiempo: escribir un blog sobre viajes para compartir mis anotaciones con los demás. Por ese motivo nace este espacio, donde hablaré no sólo de los destinos que conozco, sino también de los que me gustaría conocer. Bienvenidos.

 

Un saludo,

Ana.

 

Categorías